covid 19 Especiales

La luz solar como desactivador del Coronavirus

Un nuevo estudio viene a señalar que la luz solar es capaz de inactivar el Coronavirus mucho más rápido de lo que se pensaba, aunque la investigación aún está en una fase prematura.

Todavía no hay teorías excesivamente convincentes sobre si la luz solar es capaz de desactivar el coronavirus algo que, de inicio, se dijo que no, pero que más recientes teorías parecen asegurar que ciertos rayos solares podrían ser el mejor desactivador y, por lo tanto, ser utilizados por médicos y empresas sanitarias para acabar antes de tiempo con el virus.

Ahora el ingeniero mecánico de la UC Santa Bárbara, Paolo Luzzatto-Fegiz y sus socios han notado que el virus del SARS-CoV-2 se inactiva hasta ocho veces más rápido en experimentos de lo que se dijo anteriormente con modelos teóricos. Explican que “la teoría asume que la inactivación funciona haciendo que los rayos UVB golpeen el ARN del virus y lo daña”, pero parece que está sucediendo algo más que eso.

Y es que parte de la luz ultravioleta del espectro es absorbida por ciertas bases de ácidos nucleicos en el ADN y el ARN, aunque no funciona exactamente con todos los tipos de luz ultravioleta que existen. Las ondas ultravioletas más largas llamadas UVA no tienen suficiente energía para causar problemas, pero debemos detenernos sobre todo en las llamadas ondas UVB de rango medio que son los principales responsables de matar microbios.

Se ha demostrado que la radiación UVC de onda corta es eficaz contra virus como el Sars-Cov2. Pero estos rayos UV no suelen entrar en contacto con la superficie de la Tierra gracias a la capa de ozono, así que la naturaleza, de forma directa, no puede ayudarnos a acabar con la pandemia. Afirman que la UVC es excelente para los hospitales, pero no para otros entornos dado que podrían acabar produciendo ozono dañino.

En julio de 2020 un estudio probó los efectos de la luz ultravioleta sobre el Sars-Cov2 en saliva simulada y el virus se inactivó cuando se expuso a la luz solar simulada durante entre 10 y 20 minutos. Este estudio encontró que el virus Sars-Cov2 era tres veces más sensible a los rayos UV de la luz solar que la influenza A, y el 90 por ciento de las partículas del coronavirus se inactivaban después de solo media hora de exposición a la luz solar en verano.

A esto hay que sumarte que un equipo independiente realizóa una serie de cálculos ambientales que concluyeron que las moléculas de ARN del virus están siendo fotoquímicamente dañadas directamente por los rayos de luz. «La inactivación observada experimentalmente en la saliva simulada es más de ocho veces más rápida de lo que se hubiera esperado de la teoría», afirma Luzzatto-Feigiz.

En todo caso hay muchas dudas sobre esta teoría y los investigadores están sospechando que es posible que en lugar de afectar al ARN del virus, estos rayos UVA de onda larga pueden estar interactuando con moléculas en el medio de prueba (saliva simulada) de una manera que es capaz de acelerar la inactivación del virus.

En resumidas cuentas, se podrían acabar aprovechando los rayos UVA para combatir el Sars-Cov2, con lo que los equipos médicos podrían apostar por varios tipos de luz solar para inactivar más rápido el virus.

Con información de Computer Hoy

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: