Morelos Salud

Un tratamiento oportuno y adecuado disminuye hemorragias en personas con hemofilia

La hemofilia es la deficiencia congénita de un factor de la coagulación de la sangre y es un trastorno hereditario que predispone sangrados desde edades muy tempranas.


El hematólogo adscrito al Hospital General Regional con Medicina Familiar (HGR/MF) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Cuernavaca, Morelos, Juan Manuel Román Rodríguez, indicó que el tipo de sangrado que produce la hemofilia es articular y de sangre acumulada en los músculos, mejor conocido como hematomas.


“La hemofilia es una enfermedad tratable que, en las últimas décadas, se ha avanzado en cuanto a tratamiento. Existen medicamentos que sustituyen los factores deficientes y buscan disminuir los riesgos de sangrado en los pacientes”, detalló.


El especialista explicó que existen sangrados en nariz (epistaxis), también en encías, denominados gingivorragias; así como sangrados en el sistema nervioso central, a nivel del tubo digestivo o incluso en vías urinarias.


Al respecto, Román Rodríguez expresó que una vez que el médico familiar identifica a pacientes con sospecha de hemofilia, estos son canalizados a un Segundo Nivel de Atención, con la finalidad de realizar la determinación de los factores de coagulación y establecer un diagnóstico adecuado.
 
Refirió que el tratamiento de la hemofilia va dirigido a disminuir este tipo de sangrados que ponen en riesgo la vida de las personas, y así mejorar la calidad de vida de los pacientes.
“La hemofilia no es una enfermedad contagiosa o que se transmita por contacto directo; sin embargo, es considerada una enfermedad rara, es decir, no es tan prevalente”, señaló el hematólogo.
 
Román Rodríguez dijo que, por cuestiones biológicas, el hombre presenta más manifestaciones por este padecimiento y desarrolla más tipos de sangrado.
 
Destacó que esta enfermedad se diagnostica en la infancia mediante estudios de laboratorio que evalúan la coagulación de la sangre.
 
En este sentido, recomendó a los padres estar al pendiente del crecimiento de sus hijos, observar alteraciones en su cuerpo, revisar si hay sangrados anormales o mayores en comparación con otros niños o niñas de su edad.
 
Finalmente, el especialista comentó que con un tratamiento adecuado el paciente puede disminuir los sangrados articulares, evitar el daño articular crónico y mejorar la calidad de vida, en otras palabras, “tener una vida similar a las personas sin hemofilia”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: