Nacional

Inicia delegación zapatista una travesía marítima hacia Europa

La delegación conformada por siete integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) partieron en la tarde de Isla Mujeres (sureste) en un viejo velero alemán que para esta travesía fue bautizado "La Montaña".

Una delegación de la antigua guerrilla zapatista zarpó este domingo de las costas del Caribe mexicano rumbo a Europa, con un mensaje a «despertar» frente a los males que a su juicio engendra el capitalismo.

Los integrantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) -cuatro mujeres, dos hombres y una persona que no se identifica con ningún sexo- partieron en la tarde de Isla Mujeres (sureste) en un viejo velero alemán que para esta travesía fue bautizado «La Montaña», constató la AFP.

Un grupo de indígenas otomíes los despidió con aplausos en medio del bullicio de los turistas, yates privados y fiestas de playa. «¡Zapata vive, la lucha sigue!», gritaron unos y otros con el puño en alto.

La comitiva espera llegar en unas seis semanas al puerto de Vigo, en Galicia, España, en esta expedición bautizada «la ruta de Ixel», en referencia a la diosa maya del amor y la fertilidad.

«Es un viaje por la vida», dijo previo a la salida el subcomandante Moisés, vocero del movimiento zapatista, que se levantó en armas el 1 de enero de 1994 en rechazo al Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, que entró en vigencia ese día.

«La invasión ha iniciado», añadió Moisés en alusión simbólica a la travesía que hicieran hace más de 500 años los conquistadores españoles hacia el territorio que hoy es México.

El EZLN había anunciado en días previos que se reuniría con miembros de oenegés europeas, aunque no ha dado a conocer la agenda que incluiría varios países.

«No hay nervios»

Usando el icónico pasamontañas con el que el movimiento zapatista se dio a conocer internacionalmente, Moisés sostuvo que el propósito es hacer «entender que el capitalismo nos ha invadido en el mundo y debemos despertar todos».

Para el EZLN, ese sistema económico es responsable de la violencia contra las mujeres, el genocidio de los pueblos originarios, el racismo, el militarismo y la explotación, despojo y destrucción de la naturaleza.

Los viajeros recibieron un adiestramiento especial en Chiapas, cuna de la agrupación integrada por indígenas. Ahí permanecieron aislados los últimos 15 días para evitar contagiarse de coronavirus.

«No fue fácil. Más bien, ha sido tortuoso. Para llegar a este calendario, hubimos de enfrentar reparos, consejos, desalientos, llamados a la mesura y a la prudencia, francos sabotajes», escribió en un comunicado el subcomandante Galeano, líder del zapatismo antes conocido como Subcomandante Marcos.

«No hay nervios, estamos preparados», señaló por su parte «Bernal», de 57 años, uno de los enviados.

Las mujeres partieron con sus coloridos vestidos tradicionales, mientras los hombres usaron cubrebocas negro.

El velero que los transporta, cuyo nombre original es «Stahlratte«, es un antiguo pesquero con más de un siglo de operaciones.

Ceremonia en Ciudad de México

Mientras la delegación zarpaba, en el Zócalo de Ciudad de México decenas de personas hicieron barcos de papel con imágenes coloridas de los aventureros.

El EZLN sorprendió al gobierno mexicano al alzarse en armas y declararle la guerra cuando fue activado el acuerdo comercial de Norteamérica.

Entonces se desataron combates que duraron 12 días y dejaron decenas de muertos, la mayoría zapatistas liderados por Marcos, quien ganó fama mundial con su postura anticapitalista, su rostro encapuchado y su pipa.

Tras un alto al fuego se abrió un proceso de diálogo sobre las reivindicaciones de la guerrilla, que reclamaba derecho a la tierra, vivienda, educación, salud y empleo.

Ambas partes firmaron en 1996 los acuerdos de San Andrés, pero los zapatistas interrumpieron el diálogo alegando el incumplimiento al reclamo de una reforma constitucional que garantizara su autonomía.

En 2003, el EZLN creó en sus territorios las llamadas «Juntas de buen gobierno» para dar autonomía a sus comunidades. Allí manejan sus propios servicios de educación y salud y no admiten la intervención del gobierno.

Con información de El Economista

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: