covid 19 Turismo

Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca

Doña Silvia Lara Peñaloza, una vecina de la Colonia Antonio Barona, encontró una singular manera de ganar unos pesos extra.

Desde hace siete años se le ocurrió colocar unas albercas inflables a un costado del apantle de la Colonia Atlacomulco, y rentarlas a las familias que disfrutan de las aguas que emanan del manantial de Chapultepec.

“Estamos en el apantle de Atlacomulco. Yo me dedico al comercio, entonces como yo vendo en los campos de futbol y en estas fechas no hay, pues me vengo para acá”, cuenta Doña Silvia.

Asegura que hace siete años se le ocurrió la idea de las albercas que por tan solo 15 pesos pueden ser rentadas por las familias para que los niños disfruten del agua de forma segura.

  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca
  • Renta albercas inflables junto a un apantle en Cuernavaca

“Ya tiene como siete años. Pues que está bien porque los niños se divierten en las albercas, no corren peligro dentro. Cuestan 15 pesos tiempo libre, todo el día y sí, se mete gente, le digo que los niños son los que lo aprovechan”, cuenta.

El año pasado, debido a la pandemia de Covid-19, las autoridades prohibieron hacer uso de este espacio, ubicado a un costado de la Autopista Cuernavaca-Acapulco, con el fin de evitar contagios.

Pero este año, con la implementación de riesgo epidemiológico de color amarillo, los vecinos pudieron hacer uso del apantle, aunque con la recomendación de mantener las medidas sanitarias.

“Hace rato vino Protección Civil y nada más nos dijo que nos pusiéramos el tapabocas y eso era todo.

“Hace un año no lo permitieron, pero este año vine y sí, pero el año pasado no hubo nada y yo cada año estoy aquí y viene la gente a divertirse, en estos días más, se llena”, cuenta.

A lo largo del apantle los visitantes, además de refrescarse en el agua que corre, pueden comprar antojitos como quesadillas o sopes, dulces,  aguas, refrescos y hasta micheladas.

“Yo venía a lavar aquí desde hace 40 años, desde que era tierra, porque antes era tierra, ahora está así, ahorita ya no dejan lavar, ya rara la gente que lava por la misma contaminación.

“Hoy hay antojitos, chicharrones preparados, sopes, quesadillas, aguas frescas, micheladas… a gusto, sí, y es seguro. Yo invito a toda la gente de todas las colonias cercanas que vengan aquí a divertirse al apantle de Atlacomulco”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: