Nacional

Envían 2 mil 500 mujeres carta a Andrés Manuel López Obrador

Un grupo de más de 2 mil 500 mujeres enviaron una carta al presidente de México Andrés Manuel López Obrador para exigir un plan de seguridad con perspectiva de género.

Activistas, cantantes, artistas, escritoras, integrantes de la sociedad civil; en total más de 2.500 mujeres firmaron una carta que tenía como destinatario el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.

  • En el marco por las conmemoraciones y los actos de lucha por el Día Internacional de la Mujer, se lanzó este documento en el que se pide al mandatario que impulse un plan de seguridad con perspectiva de género y que rompa el pacto patriarcal en el país donde la estadística indica que cada día cerca de 11 mujeres pierden la vida de forma violenta por el simple hecho de ser mujeres.

Entre las firmantes se encuentran Natalia Lafourcade, Julieta Venegas, Alondra de la Parra, Martha Tagle, Gabriela Warkentin, Marcelina Bautista, Yásnaya Elena A. Gil y Carmen Boullosa.

Esto ocurre luego de que el presidente de México ha mostrado su respaldo a Félix Salgado Macedonio en sus intenciones por ser el candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero a pesar de ser señalado como agresor sexual.

Además de blindar el primer cuadro de la ciudad para “proteger” tanto el Palacio Nacional como otros edificios públicos y monumentos históricos de posibles ataques de las manifestantes.

A continuación reproducimos el documento de forma íntegra.

Sr. Presidente Andrés Manuel López Obrador:

En México se protege el Palacio Nacional antes que a las mujeres de los feminicidas y los violadores. En México va a la cárcel una mujer que aborta antes que un candidato violador. Exigimos una estrategia nacional de seguridad con perspectiva de géneropara frenar los feminicidios , fortalecer las instituciones para denunciar la violencia de género que esta pandemia ha agudizado y leyes que garanticen nuestros derechos humanos. Exigimos también que rompa el pacto patriarcal con el que ha defendido y ha llevado hasta hoy al presunto violador Félix Salgado Macedonio a la candidatura oficial.

Exigimos que reconozca las urgencias de los diversos feminismos:madres de hijas que fueron víctimas de feminicidios, mujeres de los pueblos originarios, mujeres migrantes, mujeres afromexicanas, mujeres con discapacidades, mujeres trans, muxes, trabajadoras sexuales, trabajadoras del hogar, mujeres privadas de su libertad, mujeres jóvenes, mujeres mayores, madres solteras, mujeres trabajadoras de los más diversos ámbitos. El movimiento feminista no es un partido político, no tiene una cabeza o una líder, es una voz colectiva. Este 8M algunas de nosotras no podremos salir a las calles como el año pasado, pero estamos aquí para alzar la voz.

Vivimos en un país en el que todos los días 11 mujeres y menores de edad son asesinadas. El 97% de los feminicidios queda impune. Cada 4 minutos una mujer es violada. La mayoría de las mujeres privadas de su libertad están allí por un crimen cometido por un hombre, en defensa a una agresión en su contra o en contra de sus seres queridos. Por causa del transodio, la esperanza de vida de una mujer trans en México es de 35 años.

El sistema de opresiones coloniales hasta el día de hoy perpetúa la violencia en contra de las mujeres de pueblos originarios. Más de la mitad de las mujeres en este país ha sufrido violencia por parte de su pareja sentimental. Las mujeres con discapacidad no figuran en las encuestas, que es otra forma de violencia. La brecha salarial entre mujeres y hombres es una de las más amplias entre países miembros de la OCDE: en México una mujer tiene que trabajar casi 15 meses para ganar lo que un hombre gana por trabajar únicamente 12. Durante la pandemia millones de mujeres han perdido su trabajo.

Detrás de estas cifras estamos nosotras: madres, hijas, hermanas, amigas, vecinas, compañeras. Somos historias. Somos las personas que amamos, somos la música que escuchamos, somos nuestra comida favorita, somos el campo en el que trabajamos, somos el arte que creamos, somos las empresas que impulsamos, somos los deportes que practicamos. Estamos hartas de las diferentes violencias en nuestra contra, desde las bromas machistas hasta los feminicidios. Exigimos un alto a su desdén, estamos hartas de que nos descalifique, Señor Presidente, no somos un partido político, somos una voz colectiva.

Con información de Revista Quién

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: