Violencia y Seguridad

Registran en Morelos 1 mil 119 feminicidios en 20 años

Por la vida y la libertad de las mujeres, ni un feminicidio impune más en Morelos.

A 66 meses de haberse decretado la Alerta de Violencia de Género en Morelos, podemos decir que la situación es sumamente grave y preocupante, toda vez que no se ha eliminado el feminicidio en Morelos.

Durante estos 20 años hemos documentado 1119 feminicidios en Morelos y 84 feminicidios en el año 2020. Estos datos son muy diferentes a los que se han dado a conocer de manera oficial, muy por debajo de la cifra real, minimizando la grave violencia feminicida.

Aun cuando es muy claro que la Alerta de Violencia de Género, establecida en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, señala que es el conjunto de acciones gubernamentales de emergencia para enfrentar y erradicar la violencia feminicida, se sigue actuando de forma omisa, negligente, sin coordinación ni profundidad en las medidas que permitirían atender integralmente las causas que permiten que las mujeres sigan muriendo de forma violenta a manos de feminicidas que permanecen en la impunidad en la mayoría de los casos.

En la medida en que no se aplica el Protocolo de Investigación sobre feminicidio, que establece que toda muerte violenta de mujer debe ser investigada en primera instancia como feminicidio, por ende tampoco se juzga con perspectiva de género ni se cumple lo establecido en el CAPÍTULO III FEMINICIDIO Artículo 213 Quintus, donde sin ambigüedad alguna dice que:

“Comete el delito de feminicidio quien, por razones de género, prive de la vida a una mujer. Existen razones de género cuando se acredita cualquiera de las siguientes hipótesis: I. Hay o se haya dado, entre el activo y la víctima una relación de parentesco por consanguinidad o afinidad, de matrimonio, concubinato, noviazgo, cualquier otra relación de hecho; II. Hay o se haya dado, entre el activo y la víctima una relación laboral, docente, o cualquier otro que implique confianza, subordinación o superioridad; III. La víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; IV. A la víctima se le hayan infligido lesiones infamantes, degradantes o mutilaciones, previa o posterior a la privación de la vida; V. Consten antecedentes de amenazas, acoso o lesiones del sujeto activo en contra de la víctima; VI. El cuerpo de la víctima sea expuesto o arrojado en un lugar público; o VII. La víctima haya sido incomunicada. A quien cometa delito de feminicidio se le impondrá una sanción de 40 a 70 años de prisión”.

Las cifras del horror feminicida: Del año 2000 al 2005 documentamos 122 feminicidios en Morelos.

En el año 2000 los diarios locales reportaron 21, en el 2001 sumaron 28, en el 2002 reportan 18 casos, en el 2003 fueron 10 casos, en el 2004 sumaron 15, y del 2005 fueron 30 casos, con lo que se documentó la cifra más alta de estos primeros años.

Para el año 2006 se contabilizaron 37 feminicidios; en el 2007 el número de casos aumentó a 54; en el 2008 la cifra quedó en 36; durante el 2009 se documentaron 37; el 2010 reportó 47; mientras que en el 2011 la cifra aumentó a 70 y en el 2012 creció aún más para quedar en 92.

En el 2013 se contabilizaron 70. Durante el 2014 fueron 54 los feminicidios y en el 2015 concluimos con 57. En el 2016 se contabilizaron 97 y en el 2017 fueron 74 los feminicidios registrados. Durante el 2018 se contabilizaron 88 y durante el 2019 se documentaron 100.

De enero hasta el 31 de Diciembre del 2020 se han documentado 84 casos. Dando un total de 1119 feminicidios en 20 años. Cabe destacar que el 2019 fue el año más violento para las mujeres con 100 feminicidios.

Los meses con mayor cantidad de feminicidios durante el 2020 ocurrieron en Septiembre con 14 y Marzo con 10.

470 feminicidios en total durante la AVGM

Los 10 Municipios con mayor número de feminicidios son: Cuernavaca con 223, Jiutepec con 104, Temixco con 85, Cuautla con 67, Yautepec con 64, Xochitepec con 50, Emiliano Zapata con 48, Puente de Ixtla con 44, Tepoztlán con 37 casos y Jojutla con 36.

Durante la AVGM los Municipios con mayor número de feminicidios son: Cuernavaca con 102, Temixco con 44, Jiutepec con 39, Yautepec con 29, Cuautla con 27, Emiliano Zapata con 20, Tlaltizapán con 19, Puente de Ixtla con 18 y Xochitepec con 17. Huitzilac, Jojutla y Zacatepec llevan un registro de 15 feminicidios cada uno.

Mientras que durante el 2020 los Municipios con mayor número de feminicidios fueron: Cuernavaca con 17; Jiutepec con 9; Temixco con 8; Cuautla con 6; y Tlaltizapán con 5.

De los 8 Municipios con Declaratoria de AVG en Morelos, tan sólo 5 entregaron informes de cumplimiento a la CIDHM, pues ni Cuautla, Yautepec y Jiutepec entregaron sus informes, por lo que se encuentran en Desacato.

Al evaluar las 11 recomendaciones concernientes a Municipios vemos que Xochitepec presenta el mayor avance. con 3 cumplidas, 5 en proceso de cumplimiento y 3 no cumplidas. Mientras que Cuernavaca y Temixco son los que tienen mayor retraso al tener las 11 medidas No cumplidas.

De las Dependencias del Estado de Morelos que deben acatar las Medidas decretadas por la AVG, es el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Morelos y la Secretaría de Educación quienes son las peores evaluadas, al tener todas sus recomendaciones como No Cumplidas.

Pero cabe destacar que todos los poderes del Estado de Morelos (el Ejecutivo, Legislativo y Judicial) no tienen Ninguna Acción Cumplimentada. Ante las actuaciones dilatorias, omisas y negligentes de diversas dependencias para atender las recomendaciones decretadas por la AVG, presentamos diversos recursos jurídicos para conocer la utilización de los recursos económicos destinados para la AVG en Morelos, así como para conocer los procesos de sanción que correspondan por las malas actuaciones.

Estamos todavía en espera de las respuestas institucionales

Ante cada muerte violenta de una mujer, hemos elevado nuestra voz acompañando a las víctimas y apelando a fortalecer la solidaridad para que no haya una más.

La indiferencia y la normalización de la violencia únicamente sirven para deshumanizar las relaciones sociales. No podemos permanecer en la pasividad esperando que haya buena voluntad de quienes tienen la obligación institucional de utilizar todos los recursos y medios a su alcance para evitar que se eternice la violencia feminicida.

La Alerta de Violencia de Género contra las mujeres tiene como objetivo fundamental garantizar la seguridad de las mismas, el cese de la violencia en su contra y eliminar las desigualdades producidas por una legislación que agravia sus derechos humanos, por lo que se deberá:

I. Establecer un grupo interinstitucional y multidisciplinario con perspectiva de género que dé el seguimiento respectivo; II. Implementar acciones preventivas, de seguridad y justicia, para enfrentar y abatir la violencia feminicida; III. Elaborar reportes especiales sobre la zona y el comportamiento de los indicadores de la violencia contra las mujeres; IV. Asignar los recursos presupuestales necesarios para hacer frente a la contingencia de alerta de violencia de género contra las mujeres, y V. Hacer del conocimiento público el motivo de la alerta de violencia de género contra las mujeres, y la zona territorial que abarcan las medidas a implementar.

Ante la violencia feminicida, el Estado mexicano deberá resarcir el daño conforme a los parámetros establecidos en el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y considerar como reparación:

I. El derecho a la justicia pronta, expedita e imparcial: Se deben investigar las violaciones a los derechos de las mujeres y sancionar a los responsables; II. La rehabilitación: Se debe garantizar la prestación de servicios jurídicos, médicos y psicológicos especializados y gratuitos para la recuperación de las víctimas directas o indirectas; III. La satisfacción: Son las medidas que buscan una reparación orientada a la prevención de violaciones. Entre las medidas a adoptar se encuentran: a) La aceptación del Estado de su responsabilidad ante el daño causado y su compromiso de repararlo; b) La investigación y sanción de los actos de autoridades omisas o negligentes que llevaron la violación de los derechos humanos de las Víctimas a la impunidad; c) El diseño e instrumentación de políticas públicas que eviten la comisión de delitos contra las mujeres; y d) La verificación de los hechos y la publicidad de la verdad.

Estos criterios han sido establecidos legalmente como producto de largas décadas de lucha feminista de las mujeres y organizaciones de derechos humanos, por lo que no podemos permitir que estos derechos sean minimizados o utilizados solo como lema de campaña electoral, porque la rendición de cuentas es una obligación de autoridades que deberán ser sancionadas y no premiadas en caso de no cumplir su encomienda.

Comisión Independiente de Derechos Humanos de Morelos A. C.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: