Violencia y Seguridad

Saquean panteón de Cuernavaca: roban hasta cenizas

Familiares de las personas sepultadas en el lugar denunciaron que fueron sustraídos floreros, cruces, puertas de metal y decenas de urnas con todo y cenizas.

Cerca de 300 tumbas del panteón Jardines de la Paz, ubicado en el sur de Cuernavaca, fueron saqueadas por delincuentes.

Familiares de las personas sepultadas en el lugar denunciaron que fueron sustraídos floreros, cruces, puertas de metal y decenas de urnas con todo y cenizas.

“Hubo una violación en nuestras capillas, en nuestras tumbas, se llevaron ventanas, puertas, completamente todo, hicieron destrozos y mi preocupación es que no se haya hecho algún daño al cuerpo de mi hija por respeto, es un daño que nosotros… es un dolor muy fuerte que tenemos y no es posible que tantas tumbas hayan saqueado, tantas, y no se hayan podido dar cuenta”, dijo Federico Román Segura.

Decenas de familiares de personas inhumadas en el lugar acudieron la mañana de este  miércoles a protestar en el panteón por los robos registrados.

Derivado de la contingencia sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19 los panteones de la ciudad permanecen cerrados sin acceso al público.

De acuerdo con los manifestantes, la herrería y algunas cruces sustraídas son tan pesadas, que no pudieron ser sacadas por la barda perimetral ni por una sola persona, por lo que sospechan que las autoridades del panteón son cómplices de los delincuentes.

“Abrieron la cripta donde estaban mis familiares, se llevaron un Cristo, se llevaron la urna de mi hermanita, como era de mármol se la llevaron, se llevaron sillas, es más, rompieron cristales.

“Pusimos protección en las ventanas para que no se volvieran a meter y este año se llevaron la puerta y se llevaron las bancas que habíamos puesto, porque la vez pasada se llevaron las sillas, pusimos bancas, se llevaron la puerta ahora y todo lo que había, floreros, todo, todo, todo y para haberse llevado la puerta, el Cristo, tuvo que haber sido en un camión”, expresó Oralia López González.

De acuerdo con las víctimas del robo, las autoridades del panteón les han dicho que no se harán responsables porque su trabajo solo es vigilar “lo que está debajo de la tierra”.

“Me está diciendo que son responsables de lo que hay debajo de la tierra, si yo pongo mis ventanas, que no estamos en condiciones económicas para estar haciendo gastos y gastos, se las vuelven a llevar no va a ser responsable porque él dice que se hace responsable de lo que está abajo de la tierra”, señaló Federico Román.

Y es que además del valor económico de lo robado, algunas de las piezas sustraídas tienen valor emocional para los familiares de los difuntos, por lo que aseguran que si las autoridades no atienden sus reclamos y sancionan a los responsables, tomarán otras medidas para cuidar las tumbas.

“Es una gran irresponsabilidad de parte de las autoridades del panteón y probablemente de otras más en la falta de cuidado de las tumbas, de las instalaciones mismas en general del panteón, no es posible lo que sucedió y que sigue sucediendo, que estén no nada más vandalizando, destrozando, robando, ventanas, puertas, urnas.

“Piezas que para la gente son importantes en las tumbas de sus familiares, esto no está sucediendo ayer, está sucediendo desde hace meses y no se ha hecho absolutamente nada, es vergonzoso, es indignante”, dijo Carlos Torres.

Efraín Mondragón Corrales, Secretario de Desarrollo Sustentable y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Cuernavaca, dijo que ante la falta de personal para resguardar las instalaciones del panteón, solicitó a la Comisión Estatal de Seguridad incrementar la presencia policiaca en la zona, petición que no fue cumplida.

“Es insuficiente y hemos pedido a las autoridades, a la Comisión Estatal de Seguridad, que nos apoye con más rondines para poder, pues tratar de disminuir las incidencias en este aspecto

“Este problema lo hemos tenido de tiempo prácticamente, hemos tratado de tener algunas acciones para poder diminuirlo, hemos hecho bardas, hemos puesto alambres de púas y tal, sin embargo todo se reduce al personal que tenemos para poder vigilarlo, que es insuficiente”, dijo.

Las víctimas acusan que para sacar del panteón todo lo robado, tuvo que participar el poco personal que resguarda ese espacio.

“Si podemos darnos cuenta de la cantidad de personas que hay, pues yo le calculo unas 200 a 300 tumbas saqueadas. Son tantas, herrería que se llevaron, ventanas, puertas, que no pudieron haberlas sacado por la barda una persona o dos, tuvo que haber algo que el mismo personal de aquí que está coludido. Yo creo que entraron y salieron por la puerta grande”, dijo Don Federico.

“Puede pensarse que aquí hay colusión con delincuentes que estuvieron sistemáticamente, día con día o noche a noche, sustrayendo, destruyendo objetos que para las personas tienen alto valor, no nada más monetario, un valor sentimental, que se lleven las urnas con las cenizas de sus difuntos, eso es escandaloso”, agregó Don Carlos.

Deja un comentario