Anuncios

AL NACER, IKER DE JESÚS VIVIRÁ EN UN ALBERGUE

La llegada de Iker de Jesús a este mundo no será fácil: nacerá en las próximas horas y sus primeros días de vida los pasará en el albergue en el que sus padres y su hermanita viven desde el martes, cuando el sismo de 7.1 grados Richter los obligó a abandonar su casa en Jojutla.

© Central de Noticias MX © Central de Noticias MX

AL NACER, IKER DE JESÚS VIVIRÁ EN UN ALBERGUE

 

JOJUTLA, MORELOS. La llegada de Iker de Jesús a este mundo no será fácil: nacerá en las próximas horas y sus primeros días de vida los pasará en el albergue en el que sus padres y su hermanita viven desde el martes, cuando el sismo de 7.1 grados Richter los obligó a abandonar su casa en Jojutla, Morelos.

 

Zuhely, con 40 semanas de embarazo, estaba en la casa de su suegra, en Jojutla, junto con su hija Jimena de 2 años de edad cuando la tierra comenzó a sacudirse.

 

“Mucho miedo, más porque estaba con mi hija sola, me agarró sola, me iba a caer, alcancé a agarrarme, pero afortunadamente no me caí”, cuenta Zuheily, quien espera el día de su parto sentada en un colchón abajo de una de las carpas que soldados de la 24 Zona Militar han instalado en la cancha de futbol de la Unidad Deportiva La Perseverancia, habilitada como albergue.

 

Zuheyli es una de las 350 personas que viven en La Perseverancia, donde se reciben toneladas de víveres que son clasificados y empacados para ser entregados a las familias damnificadas por el sismo.

 

“Tenemos alojamiento para un total de aproximadamente  500 personas, actualmente tenemos 350 que están alojadas acá por diversos motivos, principalmente porque sus casas fueron destruidas o son inhabitables, el 80 por ciento son del municipio de Jojutla y las demás personas son de otras localidades aledañas, Zacatepec, Xococotla y otras que se encuentran a la redonda”, dijo en entrevista el Coronel Rubén Ortiz Cano, comandante del 21 Batallón de Infantería y director del albergue temporal.

 

En la cancha de futbol donde están las carpas, los soldados también instalaron una cocina, un comedor  y una tortillera industrial.

 

En este sitio  se preparan todos los días 500 porciones de comida y se distribuyen cientos de despensas conformadas por alimentos enlatados, aguas embotelladas, medicinas, toallas sanitarias, papel higiénico y otros productos no perecederos.

 

En la cancha techada de basquetbol se lleva a cabo la organización de los productos y voluntarios preparan comida y agua de sabores para quienes han acudido a ayudar.

 

Es mucha la ayuda, pero no es como casa y menos embarazada, comentó Zuheily, quien a punto de parir debe soportar los dolores que le producen las contracciones cada vez más frecuentes.

 

“Incómoda pues porque dormía abajo y era un dolor pararme, acomodarme, tuvo que ir mi esposo por el colchón para estar más cómoda, pero aún así, no, el calor, la lluvia, ayer nos mojamos, la mitad del colchón se mojó, mi hija se me cayó de la cama,  y sí nos han ayudado en la comida, me han dado una despensa, pañales para mi hija, ahora sí que nos salimos sin nada, sin nada y ya ahorita mi suegra fue por cobijas porque hace mucho frío”, dijo.

 

La comida es suficiente para los adultos, pero para niños y bebés no ha llegado mucho apoyo.

 

Ella por ejemplo no tiene lo necesario para recibir a Iker de Jesús.

 

“Lo que me preocupa es para mi bebé porque no traje nada, ropa, nada, cobijas para mi bebé no tengo nada, mi hija ya estuvieron regalando ropa y ella de ahí le estoy poniendo, pero pues un bebé necesita más cuidados, pues, no tengo leche, no tengo mamila, ahorita ya me dieron unas toallitas y un paquete de pañales para el bebé, pero no sé cuánto tiempo vamos a estar aquí”, expresó.

 

La preocupación es compartida por su esposo,  César Aldair  Ramírez Ríos, quien a sus 22 años de edad debe averiguar dónde nacerá su hijo, pues los dos hospitales más cercanos, el Hospital General de Jojutla, y el Hospital del IMSS de Zacatepec están desalojados por el sismo.

 

“Preocupación, mucha preocupación, pero más que nada por qué vamos a hacer cuando se presente que tenga que nacer el bebé, es lo más preocupante”, dijo.

 

Voluntarios confirman que lo más urgente por ahora en Jojutla son productos para bebés y niños, como pañales, toallas húmedas, productos de limpieza personal y ropa.

 

“Productos para bebés, pañales, ropa para los bebés,  hay aproximadamente 15 niños entre  edades de 9 meses y cinco años”, informó Dania Flores, voluntaria que viajó desde la Ciudad de México a Morelos para coadyuvar en las labores de apoyo a los damnificados.

 

También se requieren costales, bolsas de plástico y lonas, pues las colchonetas donde los albergados pasan la noche se han humedecido con la lluvia que cayó la noche del miércoles en Jojutla.

 

En este municipio el sismo del martes ocasionó la muerte de 16 personas y provocó daños estructurales en 2 mil viviendas, las cuales no podrán ser habitadas de nuevo, por lo que quedó de ellas será derrumbado por las autoridades.

 

En todo el Estado 73 personas perdieron la vida y  20 mil viviendas resultaron dañadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s