Anuncios
Última Hora

Y suena la campana.

Y suena la campana.

Por Héctor Guerrero

Suena la campana en época electoral y de inmediato  los demonios se suben al cuadrilátero.

Las descalificaciones y golpes bajos están por arriba de las propuestas y, pese a que tienen poco tiempo, a los partidos parece no importarles el qué ofrecen sino tratar de noquear al adversario sacándole sus trapitos a relucir.

Los candidatos José Antonio Meade, Ricardo Anaya y Andrés Manuel López Obrador centran sus energías en lanzar todo tipo de golpes a sus oponentes, quienes responden con ganchos, jabs y uppercuts carentes de propuestas, pero con más descalificaciones.

Ninguno se rehúsa al combate cuerpo a cuerpo y utiliza el juego de pies cuando es necesario.

Sin duda, los ganadores en las tarjetas de los jueces serán aquellos que logren mantenerse de pie y tiren los mejores golpes, pero aquellos golpes que lleven las mejores propuestas o beneficios para los espectadores.

Durante el primer round, los fajadores han centrado su ataque en un tema: la corrupción.

El referí de la pelea, el Instituto Nacional Electoral, tendrá mucho trabajo y sin duda deberá estar atento a que los partidos y candidatos no den un mal golpe al adversario. Pero debe ser imparcial, ya que con cualquier titubeo se puede llevar un abucheo sonoro de parte del público.

En el centro del cuadrilátero, por el momento las propuestas son pocas, y los ataques no rinden el fruto deseado, y el tan anhelado nocaut no llega, ni siquiera es necesaria la cuenta de protección, de inmediato llega el contraataque.

El combate ha iniciado, y los golpes están a la orden del día, pero ninguno ha puesto sobre las cuerdas y, mucho menos, ha mandado a la lona al oponente.

Todos los contrincantes deben analizar si  la descalificación es la estrategia más indicada, o deben pasar a las propuestas para beneficio del público, de lo contrario la pelea está perdida.

Así será más fácil quitarle puntos a su adversario.

Apostarle al nocaut es muy arriesgado, la decisión unánime se ve muy lejana también, por eso es que la única opción viable es la decisión dividida.

El cambio de estrategia debe de estar en la mente de los respectivos equipos o esquinas, ya que el tiempo es corto; mientras tanto, los demonios seguirán atentos en el ringside electoral.

Tiempo al tiempo

@hecguerrero

 

Héctor Guerrero es Director General de Política.mx

Los Tocables

 

Anuncios

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 12.089 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: