Última Hora

Restaura INAH capillas históricas de Morelos, afectadas por el sismo del 19S

Con la entrega de varias capillas restauradas en los municipios de Tlayacapan y Tepoztlán, en Morelos, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) continúan con la recuperación del patrimonio cultural afectado en esa entidad por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Conscientes de la importancia y significado social que tienen estos inmuebles para las fiscalías, mayordomías o patronatos, autoridades del Centro INAH Morelos atendieron las solicitudes de intervención en dichos espacios, cuya antigüedad va de
los siglos XVI al XVIII.

La directora del Centro INAH Morelos, Isabel Campos Goenaga, manifestó que para el INAH ha sido una prioridad la restauración del patrimonio cultural, dada la importancia de este legado para la nación.

Expuso que a la fecha se han entregado 48 inmuebles patrimoniales recuperados, en su mayoría capillas, los cuales presentaban daños menores, sin afectación estructural, ya que se priorizó la atención de estas edificaciones para que fueran entregadas lo antes posible.

Asimismo, se realizan trabajos de recuperación en poco más de 90 edificaciones históricas.

“Somos, quizá, el estado con mayor cantidad de daños graves en sus inmuebles patrimoniales: 259 edificaciones afectadas y más de mil 200 bienes muebles e inmuebles por destino con algún tipo de daño.

Al atender con prontitud, las
comunidades observan que se está trabajando, y es una bocanada de aire fresco para el instituto ante el gran reto de recuperar el patrimonio afectado por los sismos”,
comentó la etnohistoriadora.

Expuso que en Tlayacapan se entregaron ocho capillas: San Miguel, San Nicolás, Santa Cruz Tlazcalchica, Virgen del Tránsito-El Plan, Magdalena y San Lorenzo, que datan siglo XVI, así como de la Concepción, del XVII, y de El Rosario, del
XVIII.

En estos inmuebles se atendieron daños menores, como restitución de materiales perdidos, restructuración de espadañas, consolidación de fracturas y grietas,
la reparación de elementos fragmentados en diversos espacios, como muros, cúpulas, bóvedas, entre otros; los trabajos se realizaron con el apoyo de la Fundación Slim.

Campos Goenaga mencionó que en Tepoztlán, la comunidad tomó la iniciativa de reconstruir su patrimonio, por lo que el INAH, como área normativa, coordinó y
apoyó estos esfuerzos dando seguimiento a las labores de recuperación, cuyo resultado fue la entrega de cuatro capillas: de Santa Cruz, de la Santísima, de San
Sebastián y de Santa Magdalena.

En la de Santa Cruz (del siglo XVI) se inyectaron las grietas en muro, se colocó material de mamposteo, fueron restituidas las linternillas afectadas, se aplicó pintura a
la cal con pigmentos naturales y se impermeabilizaron bóvedas y cúpulas, entre otras labores. En tanto, en el inmueble de la Santísima (del siglo XVIII). se consolidaron e
inyectaron las grietas y fisuras en campanarios.

La etnohistoriadora mencionó que en la Catedral de Nuestra Señora de la
Asunción, en Cuernavaca, se realizan trabajos de consolidación en grietas de la fachada principal, de la misma forma se labora en el Museo Regional Cuauhnáhuac, Palacio de Cortés. En la Capilla de la Tercera Orden de San Francisco (del siglo XVIII),
que forma parte del complejo catedralicio, se concluyeron los trabajos de restauración con la consolidación e inyección de grietas, así como la limpieza externa del templo.

Otro de los aspectos atendidos por el Centro INAH Morelos fue la restauración de bienes muebles. Al respecto, Isabel Campos Goenaga indicó que fueron restauradas dos esculturas: el Señor de la Columna, del Templo y Ex Convento de Santiago Apóstol, en Jiutepec, pieza policromada del siglo XVIII, que presentó fracturas en el
cuello, brazos y manos, pérdida de tres dedos de la mano izquierda y pérdida total de ambas orejas, elementos que se restituyeron, conservando intacto el valor intangible de la pieza.

La segunda corresponde al Cristo Aparecido, del Ex Convento de San Guillermo, en Totolapan, del siglo XVI, que resultó con pérdida de cuatro dedos de la mano izquierda y dos de la derecha, y grietas parciales en rodillas y brazos; se unieron los
elementos desprendidos y se hizo la integración estética para apreciar su unidad.

Explicó que ambas piezas fueron restauradas en las comunidades, con lo que se buscó dar certeza a los pobladores sobre el destino de su patrimonio, con ello, la sociedad en general observa cómo se trabaja en el INAH.

Mencionó que en la Zona Arqueológica de Teopanzolco, en Cuernavaca, se
interviene el monumental basamento, en cuya cima se encuentran los templos de Tláloc y Huitzilopochtli, que sufrió diversas afectaciones por el sismo.

Por otra parte, la directora del Centro INAH Morelos indicó que el instituto forma parte de un subcomité estatal para la restauración de las viviendas en centros
históricos, como es el caso de Tlayacapan, con el fin que esos espacios conserven su
traza original y no sean alterados.

Finalmente, explicó que el Plan Maestro de Restauración tiene entre sus ejes la prioridad de intervenir primeros los inmuebles que no presentan daño estructural.

En Morelos, estas edificaciones corresponden a capillas, muchas de las cuales ya se han recuperado, salvo en lugares donde la afectación es mayor debido a su cercanía con el
epicentro del sismo, hacia el sureste del estado.

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 11.107 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: