Piden consulta pareja sobre termoeléctrica de Huexca.

Ambientalistas, activistas, campesinos y pobladores del oriente de Morelos exigieron que antes de que se lleve a cabo la consulta ciudadana en torno a la operación de la termoeléctrica de Huexca se informen los pros y contras de ese sistema de generación de energía.

Martín Ortiz Salazar, presidente del comité del comisariado ejidal de Tenextepango, Ayala, dijo que la operación de la planta, que forma parte del denominado Proyecto Integral Morelos, afecta a 7 mil ejidatarios, 32 pueblos, 35 mil pobladores y 17 mil 999 hectáreas de cultivo pues la dotación de agua se reduciría.

“Venimos representando a nueve comisariados ejidales de Ayala en donde nos manifestamos de que no estamos de acuerdo en que la termoeléctrica entre a funcionar por dos razones, la primera, por el tipo de contaminación que está haciendo hacia los mismos pobladores, ya el doctor Hugo Eric Flores (delegado federal para los Programas de Bienestar Social en Morelos) estuvo en esa comunidad, estuve con él y encuestó a algunas señoras, a algunos señores y ahí constató la versión propia de estos de que sí afecta en cuestión de salud.

“La segunda parte muy importante es que nos van a quitar la dotación de agua de la planta tratadora de aguas residuales que nos beneficia a San Juan Ahuehueyo, a Moyotepec, Las Piedras, Tecomalco, Chinameca, El Vergel, Santa Rita, Anenecuilco, Valle de Vázquez y el propio Salitre, se van a llevar 242 litros por segundo y nos van a regresar de 60 a 70 y aseguran, aseguran, porque no lo hemos visto, que esa agua va a estar ya limpia, pero esa agua va a estar muerta”, dijo Salazar.

El agua del Río Cuautla utilizada por la central termoeléctrica, dijo, además de contaminar la región perdería elementos que son fundamentales para la producción del campo.

“Ustedes conocen, no nada más es H2O, tiene minerales y tiene propiedades, sales minerales que benefician a la tierra y a la planta como ciclo de vida”, expresó.

El “Proyecto Integral Morelos” (PIM) de la Comisión Federal de electricidad (CFE) incluye la construcción de dos centrales termoeléctricas con capacidad de más de 622 mega watts, y un gasoducto de 30 pulgadas y 150 kilómetros de longitud, que se conectaría con el gasoducto de Petróleos Mexicanos (PEMEX) que va de Zempoala al centro del País.

La construcción de la primera central termoeléctrica ya concluyó, e incluso inició operaciones de prueba hace dos años.

Además de los daños ambientales, pobladores de Jantetelco, Amayuca, Amilcingo, Huazulco, Huexca y Los Limones, acusan que más de 30 mil habitantes estarían en riesgo si se opera el gasoducto, ya que la actividad del volcán Popocatépetl y la quema de pastizales en la región podrían hacerlo estallar.

Ante el avance del proyecto, campesinos del oriente de Morelos instalaron desde el sexenio pasado un plantón en las inmediaciones del Río Cuautla para evitar que se extraiga agua para la operación de la planta.

“No nos vamos a quitar del plantón. El plantón para nosotros, pegado al río, donde faltan 140 metros para conectarse, es nuestra última carta que tenemos para jugar. Si nos quitan o nos sacan o nos mandan a golpear, como el anterior gobernador lo hizo, pues ahí vamos a estar, vamos a resistir”, dijo el campesino.

El Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, anunció que para definir si la termoeléctrica que ya está construida en Huexca inicia operaciones o no se llevará a cabo una consulta ciudadana.

Los opositores al proyecto Integral Morelos acusan que la encuesta está “amañada” pues la ciudadanía no cuenta con información suficiente sobre los daños que ocasionaría la operación de la central.

“No se nos ha tomado en cuenta, no han recibido la información que se tiene por parte de las comunidades, se necesita socializar esta información, no nada más la información que ellos tienen para la conveniencia de instalar esta termoeléctrica, que vean lo que está padeciendo cada uno de nuestros pueblos. Nosotros sí queremos seguir viviendo, sí queremos que se sigan respetando nuestros derechos, nuestros recursos naturales, nuestra tierra.

“La postura que tienen ellos es que a fuerzas quieren instalar esta termoeléctrica sin que realmente se tenga una información amplia hacia nuestras comunidades y que no nos estén utilizando ahorita con el gancho del bajo precio de la tarifa para justificar la implantación de esta termoeléctrica. No se compara esta baja de tarifa a comparación del daño que nos va a dejar a nuestra tierra, a nuestras aguas, nuestro aire y la vida propia de nosotros mismos, no se compara pues esta justificación que ellos están utilizando”, dijo Don Salul Atanacio Roque Morales, integrante de la Asamblea Permanente de los Pueblos de Morelos y del Consejo de Pueblos de Morelos.

Aunque están en contra de la realización de la encuesta, lo manifestantes dijeron que de llevarse a cabo deben contar con los mismos espacios y oportunidades para difundir los daños que ocasionaría la operación de la termoeléctrica.

“Nosotros optamos por no a la encuesta o que se haga la encuesta en las comunidades que están involucradas en esta termoeléctrica, no a toda la población o si se hace a toda la población que se nos brinden los espacios para poder informar cuál es el daño que va a causar esta termoeléctrica y ya la gente decidirá, pero en igualdad de circunstancias, de recursos, de información, no amañada como se está pretendiendo hacer”, dijo.

Durante el tiempo que la planta operó en la etapa de pruebas, niños de un jardín de niños ubicado a menos de 100 metros de la termoeléctrica, sufrieron afectaciones en la salud.

“Fuimos a la planta, la revisamos, la recorrimos, es cierto, es un monstruo de la tecnología y los felicito, está muy bien, se dice que no es la adecuada, se dice que contamina, la echaron a andar un año de 2016 a 2017.

“Hay un preescolar a menos de 100 metros que les afectó a su salud de la forma auditiva, los decibeles son muy altos y la empresa asegura que están en los estándares internacionales de los decibeles”, expresó Martín Ortiz Salazar, presidente del comité del comisariado ejidal de Tenextepango.

Ernesto Alvarado, opositor al PIM, dijo que la encuesta debió llevarse a cabo antes de la construcción de la planta y de la instalación del gasoducto y acueducto.

“Tenemos que hacer todo lo necesario ya que la termoeléctrica ya está establecida, pero nunca fue consultada como lo dicen los convenios internacionales, que tiene que ser previa la consulta, anticipada, previa e informada, y esos pasos nunca se dieron, simplemente instalaron una termoeléctrica y ahora nada más quieren que se avale, que se ponga a funcionar y yo creo que están mal desde ahí, debieron primero hacer la consulta si se quería esa termoeléctrica, antes de construirla”, expresó.

Anuncios