Exige justicia por golpiza que sufrió su hijo en bar de Cuernavaca.

Tras debatirse entre la vida y la muerte, Gabriel, de 38 años de edad, hoy no tiene movilidad en la mitad del cuerpo. Su padre, un médico veterinario que pidió el anonimato, exige castigo para quienes tras golpearlo brutalmente en un bar de Cuernavaca lo dieron por muerto.

De acuerdo con lo narrado por sus amigos al padre de Gabriel, la madrugada del 16 de febrero entre siete y ocho elementos de seguridad y meseros de Jardín Cuernavaca Centro Cultural Gourmet, ubicado en el centro de la ciudad, los corrieron a punta de trancazos del lugar,

“Él se encontraba con tres amigos en ese bar y alrededor de las 2 de la mañana les pidieron que se retiraran porque iban a cerrar el bar, por alguna razón no salieron inmediatamente y mi hijo se levanta al baño y los elementos de seguridad sacaron a los tres jóvenes que estaban con él a golpes, utilizaron toletes y utilizando bastones eléctricos y los echaron fuera del bar. La razón no sé, pero no hay ninguna razón para hacer ese tipo de cosas.

“Cierran el bar, cierran la puerta y sale mi hijo del baño y se encuentra con siete elementos, ocho elementos, no sé cuántos, y se le fueron encima para golpearlo de una manera tan brutal que le provocaron fractura en el cráneo, derrame cerebral, hematoma muy importante y fue, lo sacaron del bar, ya todo golpeado y los tres amigos que estaban afuera lo levantaron y se lo llevaron a la Cruz Roja. Ahí se comunican conmigo para decirme que mi hijo estaba en la Cruz Roja muy grave”, narró el padre de Gabriel en entrevista.

Tras recorrer hospitales en la ciudad en busca de un tomógrafo, Gabriel finalmente llegó al Hospital General de Cuernavaca “José G. Parres”.

“La cara de mi hijo estaba totalmente deformada de tanto golpe que recibió, semi inconsciente o prácticamente inconsciente. La cara totalmente deformada de tanto golpe y por la gravedad de las lesiones me mencionan que se requería de una tomografía para ver las lesiones internas y como es un lugar donde no tienen ese tipo de aparatos, pregunto sobre el Seguro Popular, sobre el Hospital Parres, porque él tiene Seguro Popular y me dicen que ahí no hay tomografía tampoco, no lo tienen.

“Me lo levo a un hospital particular para sacarle la tomografía, ahí al tomarle esa tomografía me dan el diagnóstico en donde me mencionan que tiene fractura de cráneo, tiene un hematoma perivascular bastante importante que estaba afectando una tercera parte del hemisferio derecho y que ponía en peligro la vida de mi hijo”, contó.

Tras una cirugía, Gabriel fue dado de alta, sin embargo hasta la fecha no ha recuperado la movilidad en el hemisferio izquierdo de su cuerpo.

“Ahora las lesiones que se presentaron en mi hijo se le hizo una craneotomía, se le retiró el hematoma tan importante, pero afecta el lado izquierdo de su cuerpo, que es el brazo y la pierna izquierda, sin movimiento, él tiene una respuesta muy favorable, inclusive al salir del coma inducido nos reconoce a todos, conoce a todas sus amistades que lo fueron a visitar y él no pierde la memoria, salvo el momento del suceso que no entiende qué fue lo que pasó ahí, ese es un momento muy traumático para él”.

OBSTRUCCIÓN DE LA JUSTICIA

De acuerdo con el testimonio de los familiares de Gabriel, entre los testigos de la agresión se encontraba el dueño del establecimiento y trabajador del Ayuntamiento de Cuernavaca identificado como Francisco Alberto “N”.

Según lo narrado por el padre de Gabriel, las investigaciones del caso han sido entorpecidas por esa persona.

“Sé que las personas que golpearon a mi hijo son de seguridad privada, contratados por el dueño de ese bar, en donde inclusive estaba presente al momento de la golpiza tan brutal que le dieron a mi hijo, ese señor se llama Paco M., y sé que es una persona que tiene nexos con el gobierno municipal, que inclusive trabaja dentro del gobierno municipal y se cree con muchas influencias.

“Hasta el momento sé que policías ministeriales lo fueron a ver a mi hijo y se dieron cuenta de las condiciones cómo estaba y también sé que fueron a este bar a solicitar los videos, los cuales les fueron negados, entonces yo no sé hasta qué punto la policía pueda presionar para que se les entreguen esos videos, si es que son necesarios o no son necesarios”, contó.

Incluso quien denunció a través de sus redes sociales la agresión que sufrió Gabriel y sus amigos fue amenazado de muerte.

“Me amenazaron… hace unos días publiqué que a un amigo mio lo había golpeado personal de seguridad del Jardín Cuernavaca Centro Cultural Gourmet, se supone que su dueño se hace llamar Paco Mejía, que al parecer es muy amigo del actual presidente municipal de Cuernavaca Antonio Villalobos Adán – Lobito , a través de un amigo me dijeron que me iban a levantar y “chingar.

“Señores me amenazaron, se metieron con mi tranquilidad y yo no se si ésa es la manera en la que están acostumbrados a solucionar las cosas, pero lo que quiero y muchos mexicanos queremos es que las cosas ya no se hagan así, ya no debe haber amenazas, levantones y muertes, basta de impunidad, corrupción y tráfico de influencias, para el beneficio de unos pocos, que siempre terminan gobernando”, escribió Lalo Pizagna en su muro de Facebook.

La agresión ocurre en medio de una serie de ataques registrados en bares de la ciudad que ha dejado como saldo decenas de personas heridas y al menos una mujer sin vida.

Anuncios