Entrega Fiscalía de Morelos cadáver a familia incorrecta.

Entrega Fiscalía de Morelos cadáver a familia incorrecta.

 

Por no aplicar exámenes de identificación forense, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Morelos entregó el cadáver de una persona a una familia que no es la suya.

 

 

 

Incluso la persona que la dependencia estatal identificó como la fallecida… está viva e internada en un centro de desintoxicación de Alcohólicos Anónimos.

 

 

 

Miguel Ángel Rosete, abogado de Felicitas Tijera Carvajal, madre de Jonathan Martínez Tijera, a quien la FGE identificó como el muerto, dijo que este caso es una muestra de que las autoridades estatales no aprendieron de la experiencia de las fosas clandestinas de Cuautla y Jojutla, donde el gobierno de Graco Ramírez inhumó cadáveres de forma ilegal sin aplicarles procesos d identificación forense, como las muestras de ADN.

 

 

 

“Hay algo grave, delicado y lamentable, la Fiscalía General de Justicia del Estado de Morelos, mediante la Fiscalía Regional Oriente, cometió un grave error por omisión o por acción, o de manera intencional, eso lo tendrá que investigar la propia institución, pero resulta ser que el pasado 16 de enero a la 1 de la mañana, a la señora Felicitas Tijera Carvajal le entregaron el cuerpo de quien supuestamente era su hijo, del joven Jonathan Martínez Tijera, a quien la señora Felicitas veló, lloró, sintió y enterró, es decir inhumó.

 

 

 

“Inhumó el cuerpo pensando que era su hijo y lo grave de todo esto es que el pasado sábado 1 de febrero se da cuenta que su hijo está vivo y está vivo en un anexo de los grupos denominados AA y que hoy en día se encuentra en una crisis emocional severa porque hoy desconoce quién fue la persona a la que estuvo velando y quién fue la persona a la que enterró después de su sufrimiento”, dijo el abogado.

 

 

 

La madre de Jonathan tuvo que pedir dinero prestado para poder pagar a la funeraria que preparó el cuerpo de su hijo.

 

 

 

También se endeudó para cubrir los gastos del sepelio.

 

 

 

“Hoy tiene la doble situación de sentir la emoción que su hijo está vivo, pero de manera jurídica con un acta de defunción, la cual tenemos que buscar la cancelación y en su momento reactivar la vida de Jonathan Martínez Tijera, esto es una situación grave porque pareciera ser que la institución encargada de investigar no aprendió la  lección de las fosas de Tetelcingo en el caso de Oliver Wenceslao, hoy se repite la historia, hoy se repite la negligencia de los servidores públicos de la Fiscalía y hoy se replica una circunstancia lamentable porque la familia real de la persona que se inhumó ya se localizó”, dijo el abogado.

 

 

 

De acuerdo con lo narrado por el abogado, el cuerpo fue hallado el 15 de enero y fue entregado a su supuesta madre un día después.

 

 

 

Las autoridades de la Fiscalía no permitieron que los familiares identificarán el cuerpo.

 

 

 

Ordenaron que el ataúd fuera sellado y que no ase abriera durante el sepelio.

 

 

 

Si las autoridades de la Fiscalía General del Estado hubieran autorizado que algún familiar identificara el cuerpo, habría descubierto que no era el de Jonathan.

 

 

 

“Jonathan tiene rasgos físicos que pudieran haber sido identificados, la operación en el cuerpo del hígado que tiene una cicatriz muy grande, los dos dientes frontales que hubiera sido sencillo identificarlo al abrir la boca identificarle que sí tenía los dientes esta persona y que Jonathan no los tenía, un tatuaje en el brazo y una lesión en el glúteo que era también de notable identificación, situación que no aconteció.

 

 

 

“Lo peor es que el cuerpo se lo entrega a una funeraria con la caja sellada herméticamente y no pudieron ver el cuerpo durante el velorio de su hijo, quien supuestamente era Jonathan Martínez Tijera, le dijeron no puedes verlo, no puedes tocarlo, nada más el cálculo del tamaño, el cálculo de la edad y el color de la piel y fue todo lo que les bastó al perito o al encargado del Semefo de la región oriente”, dijo Rosete.

 

 

 

Ante este error la familia de Jonathan presentará una denuncia por ejercicio indebido del servicio público y por la vía civil buscará la reparación del daño.

 

 

 

En el Sexenio de Graco Ramírez la Fiscalía General de Morelos fue señalada por parte de colectivos de víctimas y activistas de tirar los cuerpos levantados en la vía pública como basura en fosas clandestinas, sin elaborar las respectivas carpetas de investigación de caso, sin realizar las necropsias de ley y sin recabar información que permitiera lograr la identificación de los cuerpos.

 

 

 

Los señalamientos fueron comprobados cuando los colectivos lograron que fosas en Cuautla y Jojutla se abrieran y se exhumaran los cadáveres que estaban enterrados en ellas.