#Opinión | Cheque en Blanco | Otto Alberto Pérez.

Cheque en blanco

Otto Alberto Pérez

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pretende quitarle los recursos aprobados a los estados que no hayan ejercido a fin de poder realizar sus proyectos prioritarios, como lo son el Tren Maya, la refinería Dos Bocas y el aeropuerto de Santa Lucía.

Con el argumento del bajo precio de la mezcla mexicana en el mercado internacional, así como las afectaciones económicas ocasionadas por la pandemia derivada del virus Covid 19, el mandatario mexicano ha enviado al Congreso de la Unión una iniciativa con proyecto de decreto para modificar la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria y así lograr la reorientación de los recursos asignados en el Presupuesto de Egresos de la Federación para atender los proyectos prioritarios de la administración pública así como otorgar los microcréditos prometidos para reactivar la economía.

Según el documento en poder de esta redacción, la iniciativa complementa el decreto publicado el 23 de abril de 2020 en el diario oficial de la federación a fin de otorgar el marco jurídico para la reorientación de los recursos bajo el pretexto de implementar las medidas de austeridad del Gobierno Federal.

Con esta iniciativa se pretende que los recursos transferidos a los estados que no hayan sido ejercidos se transfieran a la Secretaría de Hacienda para aplicarlos en la construcción de los proyectos que López Obrador considere prioritarios.

Para el senador, Ricardo Monreal, la propuesta del presidente debería de ser aprobada por unanimidad y sin “mezquindad” por parte de los congresistas de San Lázaro, ya que según el legislador, las medidas para superar consecuencias económicas del Coronavirus, no deben de estar sujetas a regateos.

Sin embargo, para el partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática, coincidieron por separado en que sería una irresponsabilidad otorgar estas concesiones legislativas en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria al Presidente ya que no sólo se estaría vulnerado la autonomía del Poder Legislativo, también se le estaría dando el poder al presidente de financiar ocurrencias y no prioridades.

A la oposición del avasallamiento del Poder Legislativo se unió el diputado por el Movimiento de Regeneración Nacional, Porfirio Muñoz Ledo, quien desde su cuenta de Twitter se manifestó contra la posibilidad de otorgarle facultades al presidente de reducir el gasto discrecionalmente, así como utilizar el presupuesto para continuar las acciones y proyectos prioritarios que estén sujetos al criterio del Andrés Manuel López Obrador.

La polémica incitativa podría ser aprobada el próximo 5 de mayo y con ello se le otorgará “flexibilidad” al presidente de México a reducir o modificar, además de poder aplicar el recurso de la administración pública cómo mejor le convenga.

Sin duda la adhesión del polémico artículo 21ter a la mencionada ley vendría como anillo al dedo a la 4T para terminar de establecer la austeridad republicana en el país, pero, ¿valdrá la pena para la democracia en México otorgarle todo el poder económico al Presidente?

¡Bienvenidos a la democracia en tiempos de la 4T!