Diputada Maricela Jiménez propone reformas para proteger el medio ambiente de construcciones irregulares.

  • Con este ajuste al marco jurídico se evitarían daños a las áreas naturales y la expedición de permisos anómalos por parte de autoridades municipales.

Con el fin de proteger las zonas naturales de la entidad del avance de la mancha urbana causada por construcciones irregulares, la diputada Maricela Jiménez Armendáriz presentó una iniciativa con proyecto de Decreto ante el Congreso del estado, que busca adicionar el artículo 137 Bis a la Ley de Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano Sustentable del Estado de Morelos.


La reforma propuesta por la legisladora del Partido Movimiento Ciudadano, representante del XII Distrito Local Electoral, busca prohibir la construcción de todo tipo de obra en bosques, barrancas, cerros, montañas, reservas ecológicas, laderas, relieves, pendientes y cualquier zona de riesgo.

El propósito del instrumento parlamentario es preservar el medio ambiente, así como regular los asentamientos humanos y el desarrollo ordenado, equilibrado y sustentable de nuestro estado, cuidando siempre la integridad de todas y todos los morelenses.


En su exposición de motivos, la legisladora destacó que algunos reglamentos municipales en la materia prohíben las obras en zonas de riesgo, irregulares, federales y áreas protegidas, sin que ello detenga la expedición ilegal de estas licencias de construcción, las cuales dejan jugosas sumas para unos cuantos funcionarios municipales que se manejan en una ola de corrupción sin ser sancionados.


En ese contexto, Jiménez Armendáriz dijo que el 68% de la vivienda en el estado de Morelos se edifica de manera irregular y actualmente existe deterioro y destrucción de nuestro territorio, el cual ha venido acrecentando durante las últimas décadas, como consecuencia del explosivo incremento de la población humana y del desarrollo urbano.


“Nuestros bosques y barrancas se han visto invadidos por construcciones de viviendas los últimos años, que han destruido y contaminado estos reservorios de vida silvestre nativa que funcionan como pulmones de las ciudades, sitios naturales de escurrimientos pluviales y fluviales, por lo que representan zonas importantes del ciclo hidrológico y biogeoquímico y que deben ser conservadas por el Estado”, insistió.


Por ello hizo un llamado a sus compañeros legisladores y a la ciudadanía de Morelos, a ser sensibles a esta problemática e incorporar a la normatividad y en la vida cotidiana, la cultura de la planeación con una conciencia territorial del desarrollo con enfoque integral y sustentable, apegada a la agenda 2030, “ya que de ello depende, en gran medida, el futuro de nuestras urbes”.