Morelos Zona Oriente

Marchan campesinos contra Proyecto Integral Morelos

La caravana, de la que formaron parte tractores, vehículos particulares, estuvo integrada por campesinos de los ejidos de Ayala, activistas, abogados, estudiantes normalistas, ambientalistas e indígenas otomíes que caminaron durante más de dos horas.
Anuncios

Alrededor de mil campesinos, activistas, estudiantes e indígenas de Morelos marcharon este sábado en contra del Proyecto Integral Morelos impulsado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), del cual forma parte la termoeléctrica de Huexca.

Alrededor de las 10:00 horas el contingente partió en caravana desde las instalaciones de la Asociación de Usuarios del Río Cuautla (Asurco), en la carretera Cuautla-Anenecuilco, en el municipio de Ayala, hacia la Plaza de la Revolución.

Ahí los campesinos leyeron una carta dirigida al General Emiliano Zapata Salazar en la que le piden perdón por no defender su agua.

“Señor, vengo ante usted, ante tu sepulcro bendito, a pedirte perdón por no poder defender el agua que nos legaste con tu fuerza y tu sangre. Tal vez no tenga valentía, ni la energía, ni los medios necesarios y que el día de mañana con seguridad nos roben la tierra.

“Miliano, recuerda el tercer y último armisticio que fue en Villa de Ayala y el tal Madero te traicionó. De esa traición nació el Plan de Ayala el 28 de noviembre de 1911, que promulgaste en Ayoxuxtla, Puebla, hace  109 años y ahora se repite la historia robándonos nuestra agua por los nuevos hacendados”, reza la carta escrita por el ejidatario Luis Toledano Muñoz.

La caravana, de la que formaron parte tractores, vehículos particulares, estuvo integrada por campesinos de los ejidos de Ayala, activistas, abogados, estudiantes normalistas, ambientalistas e indígenas otomíes que caminaron durante más de dos horas.

Después de realizar una parada en la Plaza del Señor del Pueblo, en Cuautla, donde descansan los restos del General Emiliano Zapata, el contingente avanzó hacia la comunidad de San Pedro Apatlaco, donde el lunes de la semana pasada elementos de la Guardia Nacional desalojaron un plantón que campesinos mantenían desde hace cuatro años para impedir el reinicio de los trabajos de instalación de un acueducto.

El objetivo de los manifestantes era entregar a los comandantes de la Guardia Nacional que resguardan los trabajos copias de las resoluciones judiciales que impiden la toma de agua del Río Cuautla a través del acueducto y la operación de la Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado de Huexca.

“Debido a la represión que está implementando la Guardia Nacional, pues nosotros venimos de manera masiva a notificarle a la Guardia Nacional que se están violando los amparos, que López Obrador dice que ya no existen y la Comisión Federal dice que no existen.

“De principio se los hemos pegado en las paredes pues este muro que han puesto de la represión, pero también queremos notificarle a los comandantes de la Guardia Nacional que se están violentando los amparos, vamos a buscar hacer esa notificación más oficial en compañía de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y observadores internacionales para ver si este Gobierno, este .001 por ciento de confianza que podemos tener en este Gobierno responde ante esta situación”, dijo Juan Carlos Flores, integrante del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua y abogado de los ejidos de Ayala, Morelos.

Al arribar al punto donde la Guardia Nacional instaló desde la semana pasada un muro de vallas metálicas para restringir el paso hacia la zona de la instalación del acueducto, un grupo de ejidatarios intentó abrirse paso por la fuerza.

Campesinos amagaban con derribar el muro con la ayuda de tractores.

Otros a golpes y jalones lograron mover una de las vallas, lo que provocó la reacción de los guardias nacionales, quienes se dispusieron a impedir el paso de los manifestantes, sin embargo otros campesinos que participaron en la movilización les recordaron que la marcha era pacífica y que no buscaban confrontarse con los uniformados, por lo que los ánimos se calmaron.

“Es claro que hay ejidos y ejidatarios muy encabronados por lo que está pasando, pero también es claro que hay otras personas que quieren ahorita tener otras vías. Nosotros vamos a respetar los consensos que se están haciendo para entonces dar seguridad a todos.

“Si llevamos ocho años luchando contra este megaproyecto, no nos corre para que ahorita sea el todo por el todo”, dijo Juan Carlos Flores.

El abogado aseguró que existen 19 juicios de amparo vigentes, de los cuales se han otorgado 10 suspensiones a favor de los campesinos.

“Son ocho suspensiones que impiden que se lleven el agua de los ejidos para el uso de la termoeléctrica, una suspensión que impide el funcionamiento del gasoducto y una suspensión más que impide la contaminación del Río Cuautla por las aguas de purga de la termoeléctrica.

“Hemos confirmado jurídicamente que están vigentes, sin embargo los juzgados y los tribunales que están a cargo del asunto cada vez más están actuando de manera parcial, al parecer por órdenes del Ejecutivo federal, y dando ciertas resoluciones en otros acuerdos que estamos viendo de manera muy tendenciosa y arbitraria”, expresó.

Derivado de la irrupción de la Guardia Nacional y de la reanudación de los trabajos de instalación del acueducto, los ejidatarios interpusieron cinco incidentes por la violación a esas suspensiones que les han sido otorgadas.

“Tenemos interpuestos cinco incidentes de violación a la suspensión que de resolverse y observarse que también están violando todos estos amparos, lo que seguiría sería  darle vista al Ministerio Público para acusar de los delitos de violación a la suspensión que involucran de tres a nueve años de prisión”, dijo.

Antes de retirarse del lugar, los campesinos enviaron un mensaje al Presidente Andrés Manuel López Obrador.

“El mensaje para el Presidente de la República es que reconozca la oposición de los ejidos por el agua que se quieren llevar de la planta tratadora Rociadores de Cuautla, porque no estamos siendo engañados, sabemos perfectamente que es el agua de la planta tratadora, pero que se convierte en agua del Río Cuautla y que es derecho de los ejidos, que los ejidos que disfrutan de ese derecho son los que se están oponiendo a este proyecto, que reconozca que hay suspensiones y por lo tanto que retire a la Guardia Nacional sobre esta construcción que están haciendo”, dijo Flores.

Deja un comentario