Especiales

Encuentran una serpiente venenosa en el árbol de Navidad

Lo que se esconde debajo del árbol de Navidad suele ser muy emocionante, pero para una familia la mayor sorpresa estaba al acecho en las ramas de arriba.
Rob y Marcela Wild no tardaron en llamar a un profesional después de descubrir una de las serpientes más venenosas de África escondida entre el oropel y los adornos en su casa de Sudáfrica el viernes.

Después de haber decorado el árbol unas horas antes, vieron a sus gatos mirando las ramas.

Rob Wild, un corredor de bolsa británico que se trasladó con su esposa costarricense a Sudáfrica hace 18 años, declaró el martes a CNN: «Los gatos se asomaban al árbol y mi mujer dijo ‘probablemente hay un ratón ahí dentro'».

Sin embargo, pronto descubrieron un animal bastante diferente que les devolvía la mirada: una boomslang, también conocida como serpiente arborícola.

«No sabía lo que era en ese momento, pero luego busqué en Google qué serpientes hay en nuestra zona y enseguida apareció una boomslang. Pensé: ‘Santo cielo, esta es la reina de todas las serpientes venenosas'», dijo el hombre de 55 años.

El boomslang es conocida por ser una especie tímida, pero es una de las más venenosas de África. El veneno del animal provoca hemorragias y puede ser mortal para los humanos en pequeñas cantidades.

El cazador de serpientes Gerrie Heyns confirmó la identidad del animal cuando llegó a la propiedad de la familia en Robertson, Cabo Occidental, poco después. La serpiente era hembra y medía entre 1,3 metros y 1,5 metros de largo, dijo Heyns a CNN este martes.

Heyns dijo que dio instrucciones a la familia para que se mantuviera alejada del árbol, pero que «no perdiera de vista a la serpiente» hasta su llegada.

«La serpiente permaneció en el árbol durante dos horas hasta que llegué», dijo Heyns. Utilizó «pinzas para serpientes» para colocarla en el suelo, donde era «más fácil de manejar», añadió.

«Una vez que la tuve bajo control, la familia se acercó a ver la serpiente. No intentó morder ni ponerse a la defensiva porque no le di ninguna razón para hacerlo. Un momento de miedo se convirtió en un momento emocionante para los niños», dijo Heyns.

Con información de Milenio

¿Tienes alguna opinión? Escríbela aquí, siempre leemos tus comentarios:

A %d blogueros les gusta esto: