Especiales

¿La fibra del maguey, una alternativa sostenible para la mezclilla?

La Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín, Colombia, recibió la patente por la creación de un material a base de la fibra de maguey que podría ser una opción sostenible a los textiles tradicionales que se utilizan para la confección de prendas de jeans.

La Universidad Pontificia Bolivariana (UPB) de Medellín, Colombia, recibió la patente por la creación de un material a base de la fibra de maguey que podría ser una opción sostenible a los textiles tradicionales que se utilizan para la confección de prendas de jeans.

Según explican desde la universidad, el maguey o también conocido como fique es una planta de la familia de las agaváceas que se produce principalmente en los departamentos de Antioquia, El Cauca y Nariño. Las fibras que se extraen del vegetal se comercializan para hacer cuerdas y empaques para exportar el café. 

Las bases del proyecto maguey

La idea surgió a partir del trabajo de grado de la profesora María Clara Restrepo, docente de la Escuela de Arquitectura y Diseño que tiene un programa de diseño de vestuario, que venía trabajando con comunidades fiqueras desde hace 10 años.

“Ella venía muy permeada por la población fiquera, se había enfocado hacia la parte de artesanías y capacitación de artesanos en la labor con la fibra”, cuenta Cristina Castro, Docente e investigadora que conoció a Restrepo mientras cursaba su maestría. 

“La materia prima que más se utiliza en Colombia es el algodón, pero el 50 por ciento debe ser importado entonces empezamos a investigar qué fibras se producían acá y somos únicos productores a nivel industrial de la fibra de maguey. Por otro lado, como parte de la investigación, también me di cuenta que el producto de moda que más se consume es el mezclilla.

Mientras Japón es el país que menos mezclilla consume con aproximadamente 1 prenda por habitante, en Colombia tenemos 9 prendas por habitante. Así que desde el principio se planteó la utilización de la fibra en el producto de mayor consumo” explica Restrepo. 

De la fibra del fique que se extrae de la hoja de la planta, una parte sirve para producir cuerdas y empaques, luego queda una parte que las investigadoras encontraron interesante para la posibilidad de acercarse de la mejor manera a las propiedades de la fibra del algodón.

“Es decir, que mantenga la longitud del algodón, que sea muy delgada y que tenga un tacto agradable similar al algodón. Así que esa fibra tiene un gran potencial para el desarrollo de esas bases textiles”, dice Castro.

Apoyo empresarial

Desde la Universidad venían trabajando en otros proyectos textiles con Expofaro, una de las lavanderías más importantes de Colombia, así que decidieron exponerles la iniciativa del nuevo desarrollo:

“Expofaro tiene una gran experiencia trabajando con jeanswear, así que nos acercamos a ellos y les contamos lo que necesitábamos. A ellos les gustó el proyecto, además están muy permeados por la sostenibilidad. Así que nos abrieron las puertas tanto para el uso de los equipos como para trabajar con el equipo”, dice Castro. 

Expofaro tiene más de 30 años de experiencia en el sector textil colombiano, desarrolla prendas para Levi´s Latinoamérica y Diesel, entre otras. Por eso tienen toda la maquinaria para este tipo de productos así que se convirtió en un aliado estratégico del proyecto. “Cuando Cristina y María Clara llegaron con los rollos de fibra de maguey nunca me imaginé que se pudieran convertir en un jean, fue una gran sorpresa.

Empezamos a hacerle todos nuestros procesos de lavandería y vimos que la fibra los aceptaba, así que tiene un potencial grandisimo. Levi´s con toda su política mundial de utilizar menos agua, también le interesa mucho todo esto. Así que conectamos de una con el proyecto” señala John Alejandro Sanchez, Jefe Técnico de Expofaro.Además, en la lavandería, han hecho pruebas de teñido logrando un aspecto de color muy similar al de la mezclilla.

La validación del producto

Para hacer el hilo y la tela el equipo debió utilizar maquinaria tradicional algodonera con una urdimbre montada, por lo que consiguieron confeccionar jeans con 50 por ciento maguey, 50 por ciento algodón en la trama.

“Eso nos daba una gran perspectiva del comportamiento de la fibra”, cuenta Restrepo. Para continuar con el desarrollo han recurrido también a otras empresas textiles para hacer los hilados y utilizar los telares. “Hemos podido validar el producto haciendo varios prototipos, entre ellos 4 bluejeans y otras prendas con el material”.

Lo que viene

En cuanto a la próxima etapa del desarrollo, Restrepo cuenta que están trabajando en afianzar todos los eslabones de la cadena de producción: “La idea a partir de esto es poder determinar los costos, la huella hídrica y la de carbono. Lo que sí sabemos hoy es que, frente a la fibra de algodón, la fibra de maguey no necesita riego y no es atacada por plagas.

Tiene menor huella hídrica y de carbono que el algodón, pero es necesario hacer la validación completa de todo el proceso. Un kilo de algodón vale en Colombia 5500 pesos y un kilo de maguey vale 2900. Hay una buena diferencia en el precio de la fibra como tal”. Además, ya están en conversaciones con distintas empresas para ver de qué manera aprovechar este material para concretar su uso y llegar a los consumidores.

Con información de Fashion United

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: