Especiales

Moda sostenible: cómo consumir ropa de manera más consciente



Aunque la expectativa es mantenerse al día con las tendencias en constante cambio, renovando nuestro guardarropa cada pocas semanas o meses, comprar menos ropa ayudaría al medio ambiente.

Colectivamente, la industria mundial de la moda produce casi 4.000 millones de toneladas métricas de emisiones de gases de efecto invernadero, o el 8,1 % del total mundial, según Quantis, una consultora climática que analiza el impacto ambiental de la industria de la moda. Ese cálculo incluye las siete etapas de la vida de una prenda, comenzando con la creación de las fibras que se usan para fabricarla, por ejemplo, cultivando algodón, hasta ensamblar la ropa y, finalmente, transportarla y venderla.

Aquí te presentamos una serie de propuestas que te ayudarán a ser más consciente a la hora de vestirte:

Reduce el consumo
Este es, sin duda, el punto más importante a tener en cuenta a la hora de pensar en estrategias que cuiden al planeta. Reducir el consumo frente a un mercado que está constantemente produciendo nuevas colecciones para satisfacer la demanda, no solo a costa del medio ambiente, sino también de condiciones de trabajo inseguras y que violan los derechos humanos.

Datos de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo demuestran que la industria utiliza cantidades excesivas de agua para confeccionar prendas, produce emisiones de carbono superiores a todos los vuelos y envíos marítimos internacionales y tira al mar medio millón de toneladas de microfibra cada año.

Ropa usada, una popular alternativa
Existen varias alternativas para reutilizar prendas que van desde intercambiar ropa con amigos hasta comprar vintage o de segunda mano. Esta última es una tendencia cada vez más popular. Tan es así que en 2030 el mercado de la moda usada tendrá un valor aproximado de US$ 77.000 millones, según el informe anual de ThredUP, una de las mayores compañías especializadas en la compraventa en línea de prendas y accesorios usados.



Lo vintage ha pasado de ser una necesidad económica a tener un valor estético, para terminar como una respuesta ética. Y existen distintos lugares como boutiques, ferias o bazares especializados en la ropa de segunda mano donde puedes encontrar distintas opciones únicas que se adecúen a tu estilo.

Dale una segunda vida a tus prendas
¿Sabías que la cantidad de ropa, calzado y accesorios que acumulamos acaba constantemente incinerada o en basureros? Cada segundo se entierra o quema una cantidad de textiles equivalente a un camión de basura, de acuerdo con la ONU.

Así que si buscas contribuir a frenar el desperdicio de ropa puedes apostar por darle una segunda vida. Donarlo a una organización que recolecte ropa, venderlo en una tienda de segunda mano, regalarlo a alguien que sepas que lo usará. O intercambiar prendas con tus amigos para darle un toque fresco a tu guardarropa. Incluso puedes darle una vuelta y usar tu imaginación para convertirlo en otra prenda que también puedas usar.

Compra y vende en plataformas en línea


Tu ropa puede tener alcances insospechados y no necesariamente en la basura o el mar. Las aplicaciones de compraventa de ropa usada son una herramienta muy efectiva para impulsar el consumo circular. En muchas de ellas puedes vender ropa, calzado o accesorios que ya no usas a personas de todo el mundo y, al mismo tiempo, puedes comprarle a alguien todo eso que ya no necesita.

Con información de CNN

¿Tienes alguna opinión? Escríbela aquí, siempre leemos tus comentarios:

A %d blogueros les gusta esto: