Especiales

Recibe gatita ‘Dymka’ prótesis de titanio después de perder sus patas por frío extremo de Siberia

Con la ayuda de la tecnología y los veterinarios, la felina logró volver a caminar.

Una gatita de nombre ‘Dymka’, cuyo significado es “Niebla”, perdió sus cuatro patas, sus orejas y parte de su cola ante el frío extremo de Siberia, Rusia.

Y es que, bien se sabe que parte de la naturaleza de los felinos es salir de sus casas y después regresar.

Pero es tan baja la temperatura en dicha región, que la mascota sufrió algunas complicaciones y no logró volver del todo sana en el invierno de 2018.

Sin embargo, para su buena fortuna, fue rescatada y llevada al veterinario, donde descubrieron que sus extremidades estaban completamente congeladas.

Por tal motivo, los profesionales de la salud en animales, intervinieron quirúrgicamente y retiraron esas partes de su cuerpo para salvar su vida.

Patas de titanio

Sergei Gorshkov, veterinario que atendió a ‘Dymka’, reveló que no era la primera vez que conocía un caso así.

Ya que en Siberia suelen suceder ese tipo de incidentes con los animales caseros.

No obstante, sí se trató de una situación un poco más compleja por el tipo de operación, aunque no todo estuvo perdido, pues Gorshkov contactó a investigadores de la Universidad Politécnica de Tomsk para ver la posibilidad de que fabricasen cuatro prótesis de titanio.

Se realizaron los estudios necesarios, que incluían tomografías de tórax para conocer la fisionomía de la gatita, y cómo intervenir en su cuerpo.

El proceso fue de larga duración, debido a que la felina fue sometida a una cirugía para insertarle la primera parte de la prótesis y así pudiera recuperar su movilidad y tener una vida lo más similar posible a la de antes.

Se trató de una pieza recubierta de fosfato de calcio que sirve como soporte para sus nuevas patitas que, una vez insertadas, se atornillaron.

Con la ayuda de la tecnología 3D, se pueden quitar y cambiar cada vez que sea necesario. Tras un proceso de más de siete meses, ahora ‘Dymka’, la gatita que perdió sus patas por el frío extremos de Siberia, ha recuperado su movilidad, puede jugar, brincar y correr sin problema alguno.

Con información de MVS

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: