Espectáculos

Mon Laferte vistió traje de artesanos de Chimalhuacán en Grammy Latino

Jesús Buendía Reynoso es la mente detrás del traje que usó la cantante chilena; "recuerdo a mi madre que decía que algún día Chimalhuacán iba a sonar", dijo luego de que su trabajo fuera visto por miles de personas.

“Nos dijeron era para el Grammy Latino, pero no sabíamos para que artista para nada sabíamos de quién se trataba”, dijo Jesús Buendía Reynoso, el bordador que le hizo un traje a Mon Laferte.  

Desde niño Jesús Buendía Reynoso se ha dedicado al bordado artesanal de trajes de charro en su natal Chimalhuacán, pues pertenece a una de las familias pioneras en este oficio y hoy como independiente nunca se imaginó que bordaría un traje para Mon Laferte que utilizaría en los Latin Grammy 

“Estábamos comiendo, recibimos unas llamadas y unos mensajes, cuando es la hora de la comida usualmente no le ponemos atención, pero como mi esposa me dijo fui a contestar… sabes hay que ponerse en contacto con Cece Areas que es la diseñadora, el cerebro, la que se encargó de todo y se puso en contacto con nosotros para el bordado, me dijo quiero un bordado para una artista, nunca me dijo su nombre, no me dijo detalles, nada más me dijo que quería algo espectacular”, añadió.

Recuerda que llegó la diseñadora Cece a su taller ubicado en el barrio Xochitenco e inicialmente llevaba un diseño de grecas para el traje que luciría la chilena, pero al ver su trabajo cambio de idea.  

“Cuando ella vio esto, se puso en contacto con Mon al momento, ella estaba aquí en la tienda y le dice sabes que Mon hay este traje, que te parece si empezamos a diseñarlo hay apertura de hacer lo que nosotros queramos y en efecto ellas empezaron a platicar y a gestar otro tipo de diseño ya personalizado, con la temática del embarazo, feminista de la mujer”, contó Jesús.  

Entonces surgieron úteros, vaginas y toros bebés bordados para el traje de mariachi que debía terminarse en menos de 20 días, por lo que a marcha forzada trabajaron cerca de 14 personas.  

“Vamos a empezar a trabajar con el tema de la mujer, con el tema de la flor de vida, con el tema del embarazo, la lactancia, entonces empecé a hacer mis bocetos, el de la falda fue una gama de 30 dibujos de los cuales solo nos aprobaron cinco”, mencionó el bordador.  

Bordado de canutillo y fantasía de una paleta de colores que la misma Mon eligió, el traje de falda corte sirena, un top y una capa que solo pesó de 3 a 4 kilos para que la cantante lo pudiera portar sin problema, pues generalmente pesa 8 kilos.  

“Cuando terminé la falda y el top que fue la primera entrega, me empezaron a decir que me iban a mandar fotos para que yo viera cómo se veía y entonces empezamos a terminar lo que fue la capa, luego nos mandaron las fotos de las pruebas, se veía fenomenal”, señaló emocionado.

Con el apoyo de su esposa, de su equipo y rodeado de su familia, durante la trasmisión del Grammy Latino llegó el momento de ver lo que habían creado.   

“Cuando está la penumbra que no se ve todavía el traje, ya se te empieza a hacer chinita la piel, ya empiezas a sentir esa emoción, porque sabes que tu trabajo va a llegar a tan altos niveles de audiencia y tan altos niveles de que la gente lo aprecie”.  

Hoy su trabajo es reconocido y se siente muy orgulloso de dar a conocer lo que realizan en Chimalhuacán.  

“Ahí recordé lo que mi madre me decía, que todo esfuerzo tiene su recompensa, recuerdo a mi madre que decía que algún día Chimalhuacán iba a sonar, que algún día iba a ser un lugar de grandes bordadores, porque ella fue parte de las que pusieron esa semilla”.

Con información de excélsior

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: