Medio Ambiente

Imparable, tráfico ilegal de huevos de tortuga golfina en Oaxaca

En Morro Ayuta y La Escobilla miles de huevos de tortuga golfina son saqueados por hombres, mujeres y niños; se venden hasta en 30 pesos la docena

El tráfico ilegal de huevos de tortuga golfina se encuentra imparable en dos de las playas de anidación más importantes del mundo. En Morro Ayuta y La Escobilla, al sureste del estado de Oaxaca, la crisis económica provocada por la pandemia de covid-19, incrementó la presencia de los llamados “hueveros”.

El saqueo se realiza a pie, caballo o motocicleta, por parte de hombres, mujeres y niños, que llenan costales y costales después de que las hembras terminan de desovar.

«Es una de las problemáticas fuertes que tenemos, los saqueadores; en esta temporada de pandemia que aumentaron los desempleos, las personas bajaron a las playas en busca de un recurso más fácil», reconoció Teresa Luna, encargada del Campamento Tortuguero Morro Ayuta.

Por su parte, Kelvin García, técnico para la Conservación de Costa Salvaje, explicó que en las noches de arribadas llegan hasta 250 saqueadores, y en días normales, sin nidadas masivas, alrededor de 30 personas que buscan huevos de tortuga golfina en los 15 kilómetros de playa de Morro Ayuta.

«El saqueo ya es de todos los días, no solamente en las arribadas, porque aún cuando no hayan nidadas masivas, por día salen entre 10 y 40 tortugas a desovar», detalló.

Calculó que habitantes de las comunidades cercanas a Morro Ayuta roban alrededor del 20 por ciento de los nidos por temporada.

En La Escobilla, la situación no es diferente, ya que también miles y miles de huevos de tortuga son extraídos para ser vendidos en el mercado negro.

«Es una constante en Oaxaca, sobre todo en las playas de arribada que es donde ocurre en mayor número; aunque se tiene la presencia de Profepa y la Secretaría de Marina, que intentan hacer su labor, sigue habiendo saqueo», señaló Erika Peralta, encargada del Santuario Playa La Escobilla.

El tráfico de huevos de tortuga se realiza por redes organizadas conformadas por saqueadores, acaparadores y compradores, que son conocidos por todos en las comunidades.

«Viene mucha gente de varias ciudades de la República Mexicana, a lo mejor con la idea de probar algo exótico, de probar el huevo o la carne de tortuga en esta zona», lamentó la bióloga Teresa Luna.

Huevos de tortuga se venden hasta en 30 pesos la docena

Los huevos de tortuga llamados “limones blancos” en la región, como una forma de esconder el comercio ilícito, se pueden comprar a plena luz del día en 30 pesos la docena o 200 pesos el ciento.

Una aleta de tortuga golfina se vende como carne en 50 pesos y un cuarto de litro de aceite en 250 pesos.

A pesar de que la temporada de arribadas está en marcha, en la carretera que conduce de Puerto Escondido a Huatulco, y en los caminos a las playas de nidadas, no hay operativos de seguridad ni nadie que realice acciones de inspección y vigilancia.

Una vendedora contactada por Excélsior en la comunidad de Barra de Colotepec de nombre Sandra, traslada desde La Escobilla los huevos de tortuga en una bolsa de mano sin mayor preocupación, a bordo de camionetas del transporte público.

La mujer asegura que es muy fácil llevar huevos de tortuga en autobús a la Ciudad de México o enviarlos por paquetería.

«Mi tía ha llevado huevos en su bolsita normal en el camión o los manda por el servicio de mensajería, en una cajita nada más», reveló.

Con información de Excélcior

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: