Opinión

#Opinión | Los Tocables | El capitán fantasma de Pemex

Pemex es hoy la empresa petrolera más endeudada del mundo, con más de 105 mil millones de dólares en deuda, el equivalente al 9 por ciento del PIB, además de que la producción ha caído en un 50 por ciento en las últimas dos décadas y producir cada barril de petróleo le cuesta cada año más caro.

Durante el fin de semana pasado, se dio a conocer que trabajadores de las plataformas Abkatun- Alfa y Pool-Alfa, en la Sonda de Campeche, realizaron una huelga de hambre, debido a que la empresa TopQual Foods 365, suministra alimentos de mala calidad, que incluso ha llevado al hospital a varios de sus compañeros.

Podríamos pensar que es un hecho aislado, pero no es así, esto viene a destapar apenas la crisis que se está viviendo en la paraestatal, hoy administrada por el ingeniero Agrónomo, Octavio Romero Oropeza.

Y es que las deudas de Petróleos Mexicanos con sus proveedores ya están pegando en las plataformas petroleras, pues tan solo a esta a empresa de alimentos la paraestatal le adeuda 40 millones de pesos y, de acuerdo con reportes oficiales, tan sólo en Pemex Exploración y Producción (PEP), la deuda con proveedores asciende a más de 41 mil millones de pesos.

Este “pequeño” incidente, es parte de la crisis que en que se encuentra Pemex, pues se suman las altas pérdidas y una deuda exorbitante de 3.8 billones, la mayor parte corresponde a la financiera y al pasivo laboral.

Pemex es hoy la empresa petrolera más endeudada del mundo, con más de 105 mil millones de dólares en deuda, el equivalente al 9 por ciento del PIB, además de que la producción ha caído en un 50 por ciento en las últimas dos décadas y producir cada barril de petróleo le cuesta cada año más caro.

Aunque tenemos que reconocer que esta crisis de Pemex, aunque son producto de malas gestiones anteriores, hoy la mala reacción de la actual administración de Pemex es incuestionable.

Para empezar el que un ingeniero (agrónomo) esté al frente de Pemex, fue sin duda una decisión del presidente que desde un principio causó polémica, sobre todo al interior de la paraestatal.

Nacido en Jalapa, Tabasco, Oropeza, fue nombrado director de Pemex el 1 de diciembre de 2018.

Pero en la #4T, como en los partidos de siempre, la lealtad se paga bien, pues Romero Oropeza, presume ser amigo de López desde finales de los ochenta y ha tenido desde entonces una carrera política bastante gris (por decir menos), ya que sólo ganó una Curul en la LVI Legislatura por el PRD y ha sido candidato perdedor en dos ocasiones, una en 1997 por el PRD a la alcaldía de Centro, Tabasco y otra en 2016, ya con el partido en el poder para esa misma alcaldía.

Los capitalinos recordamos su participación en el Gobierno de la Ciudad de México, como oficial Mayor, de 2002 a 2005, donde metió a trabajar a 37 familiares (algunos consanguíneos y otros por afinidad).

Y que decir de su hermana, la profesora María del Carmen Romero Oropeza, quien luego de 33 años sin trabajar, hoy ocupa la subdirección de Estancia Infantil, trabajo que desempeña desde Tabasco, a pesar de no contar con oficinas.

Y qué decir cuando él y su esposa fueron señalados en el 2017 por el presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Asamblea Legislativa, Iván Texta Solís, quien dijo que existen documentos que muestran el presunto enriquecimiento ilícito de Octavio Romero Oropeza y su esposa, la diputada local María Eugenia Lozano.

Pero como les digo, el servilismo es bien recompensado y la ha librado de todos los señalamientos, pues sabemos todos que Romero Oropeza, sólo está ahí en el cargo para ordenar lo que diga su jefe.

Y pues ya son varios los “cuetes” que le han explotado en las manos al actual director de Pemex, pues recordemos que, a inicios de 2019, se dio un gran desabasto de gasolina, cuando se decidió cerrar los ductos como estrategia para detener el huachicoleo.

También la explosión del ducto en Tlahuelilpan, donde 130 personas perdieron la vida y hasta la fecha no hay quien nos de luz sobre lo sucedido ahí.

Además de lo sucedido en el hospital de Pemex de Tabasco, donde 8 personas perdieron la vida y 50 más resultaron afectadas por la “heparina sódica”, que se encontraba llena de bacterias. Ahí también se lavaron las manos, pero por lo menos días después, vaaarios días después, hizo acto de presencia. El director general, al dia de hoy, no ha pedido una disculpa por este error.

También recordemos el hackeo a los sistemas de Pemex, a algunos de sus sistemas, principalmente las computadoras de algunos empleados, los cuales fueron bloqueados por medio de ransomware por el cual los atacantes exigían un rescate de 565 bitcoins (cerca de 5 millones de dólares) para liberar los equipos afectados.

Al final Pemex dijo que solo el 5 por ciento de sus equipos fue afectado y que nunca pagó el dinero que pedían los “piratas”.

¿Es Octavio Romero Oropeza el líder que necesita Pemex, hoy con pérdidas históricas, desplome en los precios del petróleo y el embate del Covid-19? No.

El proyecto principal de Pemex, ni siquiera está a su cargo, pues la responsabilidad recae en Rocío Nahle, quien por cierto no es del agrado de Oropeza.

Al interior de Pemex para nadie es un secreto que, a partir de que llegó la #4T, el ambiente se ha desgastado, primero por los despidos de directivos y técnicos que fueron ordenados por el cambio de estrategia .

Luego, con la pandemia, la empresa continuó operaciones durante semanas y el personal lo ha pagado con la muerte de decenas de sus compañeros, pues la empresa retrasó los protocolos para protegerlos del coronavirus, pues de no haber intervenido ellos mismos (los trabajadores a través de su sindicato), tendríamos más muertes que lamentar.

La figura del paisano del presidente es la de un mensajero, un ejecutor de las órdenes de su paisano, amigo y jefe, Oropeza no es un líder, es un burócrata, así que la única labor que ha hecho bien es la de complacer a su patrón.

Hoy Pemex parece que es un barco a la deriva, sin rumbo, con un capitán fantasma.

Tiempo al tiempo

@hecguerrero

Deja un comentario