Opinión

#Opinión | Los Tocables | Qué bonito es ver llover y no mojarse…

Las acusaciones se dieron por los presuntos delitos de "ejercicio indebido del servicio público, uso indebido de atribución de sus facultades en contra del patrimonio de las personas, encubrimiento en delitos contra el ambiente y la gestión ambiental, así como actos u omisiones que afectan el consumo nacional".
Anuncios

Hoy en día se están registrando en Tabasco las peores inundaciones que se recuerden en aquel estado, incluso peores que las de 2007.

Incluso el propio mandatario ha dicho que son las peores inundaciones en 50 años.

Ya desde 2007, el actual mandatario, Andrés López, se trasladó a la zona como presidente “legítimo” y fue a hacer lo único que ha hecho toda su carrera: hablar, hablar y hablar.

“Que le pongan número, si no es pura demagogia, no nada más “cueste lo que cueste” ¿Cuánto se va a ocupar del presupuesto nacional para la reconstrucción de Tabasco?….”

“Tiene que ver en apoyar en la emergencia, lo sanitario, la reconstrucción de viviendas muebles, electrodomésticos, ropa, inversión a fondo perdido para pequeños y medianos empresarios, a lo que perdieron sus autos, subsidio para la luz y el gas, porque en Tabasco debe costar menos la luz y el gas…”, dijo el entonces presidente legítimo.

Y no solo eso, presentó también sendas denuncias ante la extinta PGR contra el entonces presidente Felipe Calderón y funcionarios de su gobierno, así como contra los ex mandatarios Carlos Salinas, Ernesto Zedillo y Vicente Fox por los inundaciones ocurridas en su tierra natal, Tabasco, que afectaron a un millón 214 mil personas, de acuerdo con reportes oficiales.

Las acusaciones se dieron por los presuntos delitos de «ejercicio indebido del servicio público, uso indebido de atribución de sus facultades en contra del patrimonio de las personas, encubrimiento en delitos contra el ambiente y la gestión ambiental, así como actos u omisiones que afectan el consumo nacional».

Aseguró que «el Ejecutivo federal tuvo la información y los instrumentos necesarios para evitar la tragedia En consecuencia, deben fincarse responsabilidades y reparar el daño causado al pueblo de Tabasco, que está padeciendo por esta irresponsabilidad».

Así era el presidente legítimo de México, exigiendo lo que hoy no hace, hoy no existen los recursos del Fonden y la ayuda no llega, no se ve al Ejército haciendo sus labores, pues los tiene de albañiles en sus proyectos.

Sin embargo, admitió que su gobierno se equivocó. Así que aguas con escupir para arriba.

“Pues en la primera tormenta sí hubo un cálculo, en el manejo de las presas, que no resultó porque había un pronóstico de lluvia y los técnicos que deciden esto decidieron desfogar agua de la Presa Peñitas y no llovió como se esperaba, entonces, ese desfogue provocó inundación, pero fue un error de cálculo”, dijo.

No hubo llamado de alerta previo, ni desalojo precautorio de las zonas bajas y la solución brillante del presidente fue mandar a sus paisanos al cerro “a las zonas altas”.

Apenas el fin de semana el presidente canceló su gira por el pacífico mexicano con la justificación de supervisar y apoyar la zona de inundaciones en su natal Tabasco, hace acto de presencia y se muestra realmente poco empático con su gente, con sus
paisanos. ¿Qué se puede esperar de alguien así?

En su paso por el estado, por las zonas afectadas, no se ensució las manos, nunca vimos al humanista al defensor del pueblo, como tanto se promueve él mismo.

Acompañado de su paisano y correligionario político, el gobernador de Tabasco, Adán Augusto, que durante la gira del mandatario se tragó tantos sapos que seguro se indigestó, al grado de estallar por uno muy venenoso que solo el presidente se traga.

Augusto acusó de “negligencia criminal” del director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, por la muerte de cinco personas y la inundación de tres municipios.

Por su parte, Manuel Bartlett, se burló de la postura del mandatario tabasqueño y decidió deslindarse de toda responsabilidad por las inundaciones y dijo, sin mencionar algún nombre, que hay quien quiere repartir culpas por lo ocurrido en la entidad. “Esa demanda me da risa”, dijo el sapo que ya no se pudo tragar el gobernador.

Y para confirmar lo que digo, cuando a López se le cuestionó sí habrá una investigación en contra de Bartlett y la CFE, se deslindó del conflicto y dijo que “no me quiero meter en eso”.

Imagínense si a Bartlett le da risa lo que pasa en Tabasco, porque su patrón es quien cuenta el chascarrillo.

A la pregunta de un reportero sobre por qué no visita las zonas afectadas de Tabasco, el mandatario contestó: “Porque tengo otras cosas que hacer y ya estuve”.

Sin duda y si algo de conciencia tiene López se arrepentirá por solo haber sobrevolado algunas zonas de Tabasco y no mostrarse en tierra, y sobre todo en el agua, pues en estos casos la empatía que un pueblo siente por su “hijo pródigo”, se ha convertido en zozobra.

Aclaro que no es culpa del actual mandatario lo que sucede en el estado de Tabasco; sin embargo, está actuando igual que los gobiernos anteriores.

De igual forma es difícil comprender el por qué el mesías de Macuspana, no recorriera su pueblo, es más, que ni siquiera se haya mojado los pies y haya visto todo, la tempestad y sus consecuencias, sin mojarse, desde un helicóptero.

Hasta el momento, 27 muertos, 10 mil personas evacuadas, y casi 200 mil damnificados es el saldo de las lluvias en el sureste mexicano.

A nuestros amigos de Tabasco, mucha fuerza y entereza, sabemos que son aguerridos y que reconocen a quien les tiende la mano y también a los que no.

El que su paisano les haya dicho que, en estos tiempos “tiene otras cosas que hacer” y que los haya mandado al cerro, caló muy hondo en los tabasqueños, lo sé de primera mano.

Su error de cálculo le va a costar caro en 2021 y sus propios paisanos lo van a mandar a su rancho.

Qué bonito es ver llover y no mojarse, mientras la #4T, se hace agua.

Tiempo al tiempo.
@hecguerrero

Deja un comentario