Nacional Opinión

#Opinión | #LosTocables | “Los tiempos del señor son perfectos…(del señor López)”

La frase “el tiempo de Dios es perfecto” la encontramos en la Biblia, en el libro de Lucas 2:1-7 cuando el Señor designa el nacimiento de Jesús, pues todo se cumplió tal como él lo había dicho en su tiempo, entre otros pasajes que insisten en el tema.

“Los tiempos del Señor”, esa frase que todas las abuelas de la generación “X” para atrás, nos recetaban en la edad en que todo lo queríamos aquí y ahora, surgió por ahí, en boca del Secretario de Relaciones Exteriores, al referirse, digamos por ahora, al proceso electoral de 2024.

Lo del domingo pasado allá en el Edomex es el músculo local de Morena y un anticipado e ilegal acto de campaña donde lo que no se dijo, es lo más revelador.

En ese contexto, todos en MORENA saben que los planes de su mesías, no son necesariamente los planes de las corcholatas, pues los del Mesías son impolutos y pueden distar de los propios, pues es él el único que puede llevar a todos a la salvación y usar a las corcholatas de copa útil para que lo admiren y lo alaben a través de esa santa trinidad corcholatera que vimos en el Edomex, todos ellos, avatares del señor del Palacio.

La frase “el tiempo de Dios es perfecto” la encontramos en la Biblia, en el libro de Lucas 2:1-7 cuando el Señor designa el nacimiento de Jesús, pues todo se cumplió tal como él lo había dicho en su tiempo, entre otros pasajes que insisten en el tema.

Hoy, para MORENA y para todos, son los tiempos del señor… López

Acompáñenme a leer esta triste historia.

Número uno de lo que no se vio, fue a la oposición, a la Alianza, les fueron a “parquear” el Rolls Royce, guinda con tablero de peluche y “calcomanías” a su último bastión, ahí decidió el señor que se presentara el circo de las corcholatas (próximamente en tu ciudad), con el clavo y el martillo para ponerlo ya por fin en el cadáver insepulto que es el viejo PRI.

La oposición ve como todavía pueden ser más humillados.

Otra cosa que no se vio fue a Marcelo Ebrard, pero en las fotos de las redes sociales de Claudia Sheinbaum, pues la corcholata favorita marca su distancia del carnal Marcelo al grado de editar burdamente las fotografías y apenas la mano y un Marcelo chiquititititito, hasta por allá donde la regenta sale esplendorosa en un primer plano.

A quien no se vio fue a la regenta en las redes sociales de Marcelo Ebrard, ahí si como si no existiera, como si no hubiera asistido, simplemente la instrucción para el encargado de redes sociales fue seleccionar el mejor material donde no apareciera doña corcholata y publicarlo.

Quien de plano no se vio, fue Ricardo Monreal, quien ya puede darse por muerto en la página uno.

Y es que el “señor” no le perdona la debacle de Morena en la Ciudad de México, donde solo consiguieron 7 de 16 alcaldías.

Así es, Ricardo Monreal y López se dejaron de seguir en instagram, luego de que el tabasqueño lo responsabilizara del fracaso de Morena en CDMX.

¿Acaso la responsabilidad de operar y defender la CDMX no es de la Dra Corcholata? En fin.

Si se adelanta la sucesión, pues que se adelanten las rupturas también ¿O no? Si se van de Morena, ya va siendo hora.

Lo que es un hecho es que si hay una corcholata fuera de la jugada se llama Ricardo Monreal, es más, ya ni siquiera se le dice corcholata, sin embargo va a dar mucha guerra.

Lo que tampoco se vio fue la austeridad, lo que vimos fue un bonche de políticos pegados por engrudo, con presupuesto y apoyo del régimen, con impunidad, como Claudia y Marcelo, es decir los usos y costumbres del viejo PRI, incluidas las guayaberas nuevecitas, la torta, las gorras, las lonas, las playeras y las matracas.

Quién tampoco se vio fue el presidente López, pues como todos sabemos es la entidad superior que está detrás de todo y de todos, moviendo los hilos, probando lealtades, aceitando la máquina electoral, jugando su Juego de Tronos Tropical.

Sin embargo fue el máximo protagonista del MorenaFest, sobre todo en la competencia de “lustrador de sable supremo”, donde las corcholatas se dedicaron a mostrar su veneración y sumisión a su máximo señor, al deshacerse en elogios y porras, con discursos totalmente dedicados a alabar a su patrón. Los tres.

Claudia habló de AMLO y de que los asuntos personales no están por encima de su supremo amo, Ebrard pide piso parejo y para el “bíblico” Adán Augusto, “el señor” es quien todo ordena.

Con ese manto, el santísimo redentor se cubre de neutral y demócrata y dejar que abajito de él, loros, cuervos y chachalacas se arranquen el plumaje, al final el ungido será el avatar del señor López. Quien piense que será a través de un proceso democrático interno, con encuestas serias y con el apoyo total del partido, vive en otra realidad.

La preferida es Claudia y está haciendo todo lo imposible y lo impensable para complacer a su señor y ser ella la primera presidenta de México. Marcelo es el plan “B”, siempre ha sido por decir lo menos… timorato y ser el plan B de su amado señor, es suficiente razón para vivir.

Morena está en lo suyo, ya está próxima la convocatoria para Edomex y Coahuila y en un año la encuesta presidenciable para “definir” al candidato de MORENA. López quiere que sea Claudia; sin embargo, la historia reciente nos dice que el presidente ha tenido dificultades para imponer a sucesor si no pregunten a Salinas, a Zedillo, a Fox, a Calderón, a Peña Nieto. Aquí le puede jugarla historia una mala pasada a López.

El “desayuno de la unidad” (al que no invitaron a Monreal), constó de todos los ingredientes del viejo PRI, acarreo, derroche de recursos públicos, funcionarios haciendo campaña anticipada, besamanos gorras, lonas, aplausómetro.

El desayuno de la unidad, también incluyó torta y su frutsi, cientos.

Los tiempos del Señor (como dijo el “Toñiño” de la política, Adan Augusto), son perfectos, los tiempos de su señor, el señor López.

(Plot twist: La corcholata Sheinbaum, nomás no levanta en las encuestas, es la puerta que mantiene viva la esperanza de Marcelo, para poseer el escudo del águila, las humillaciones públicas y privadas, esos enormes sapos venenosos que se tuvo que tragar sonriendo, por fin… ¿valieron la pena?).

Tiempo al tiempo.

@hecguerrero

Deja aquí tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: