Especiales Tepoztlán

Ampliación de la Autopista La Pera-Cuautla es ilegal, insisten pobladores de Tepoztlán

Los ejidatarios sí otorgaron el permiso a la dependencia federal, pero los comuneros no, por lo que la SCT no podía iniciar ningún trámite ni municipal ni federal para arrancar los trabajos.
Anuncios

La ampliación a cuatro carriles de la Autopista La Pera-Cuautla, iniciada el Sexenio pasado, es una obra ilegal que no cuenta con los permisos necesarios y tampoco ha cumplido con las condicionantes establecidas por las autoridades ambientales del país, aseguraron pobladores de Tepoztlán. 

Francisco Ortiz Martínez , ejidatario y presidente del Consejo de Vigilancia del Comisariado Ejidal de Tepoztlán, dijo que para iniciar su construcción, en 2012 la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) debía obtener un convenio de ocupación previa tanto con el grupo de ejidatarios de Tepoztlán, como con los comuneros, pues la autopista cruza por ambos núcleos agrarios.

Los ejidatarios sí otorgaron el permiso a la dependencia federal, pero los comuneros no, por lo que la SCT no podía iniciar ningún trámite ni municipal ni federal para arrancar los trabajos.

A pesar de ello, la obra comenzó en el Sexenio de Graco Ramírez con apoyo de la fuerza pública.

“Realmente una parte sí está siendo ilegal porque más que nada con el tema de los comuneros porque ahí no hay un convenio de ocupación previa firmado por los comuneros, lo que no es con los ejidatarios, con los ejidatarios sí hay un convenio de ocupación previa que se firmó con el compañero Juan Tijera en febrero de 2012.

“En Tepoztlán existen dos núcleos agrarios, uno que es comunal, que son 23 mil 800 hectáreas y lo ejidal que  son 2mil 100 hectáreas y la autopista está en dos tramos, que es del 00 al 16+400 por ahí  (es comunal) y de ahí al 20+700 es ejidal, que es donde está el acuerdo de ocupación previa del ejido ahí y la SCT”, expresó Ortíz Martínez.

La disputa por la posesión de las tierras comunales por las que cruza la autopista entre dos grupos de comuneros mantiene abierto un juicio.

Sin embargo un juzgado determinó que por ser la ampliación un tema de interés público, independientemente de que las tierras formen parte de un litigio, la obra puede continuar.

“Por ahí hay un juicio que está entablado en un tribunal entre dos comunidades, la comunidad de Santa Catarina y San Juan Tlacotenco, donde están pelando precisamente el territorio y ahí una parte de los comuneros arguye que ellos quieren la indemnización, entonces ahí lo que dicta el tribunal es que mientras esto no tenga una resolución o un fallo, la obra puede continuar de la ampliación de la autopista por la situación de utilidad pública, eso es lo que arguye este tribunal en la cuestión del tramo comunal”, agregó.

Además del tema legal en torno a los núcleos agrarios, en 2012 pobladores de Tepoztlán lograron frenar la obra durante tres años debido a una suspensión otorgada por un juez federal debido a la afectación ambiental provocada por la ampliación.

Sin embargo el juicio fue sobreseído por un tribunal colegiado con el argumento  los comuneros que lo interpusieron no acreditaron personalidad jurídica en el caso.

“Hubo una lucha agraria a través de un amparo, que era un amparo ambiental, que detuvo por casi tres años este proyecto de la ampliación de la autopista, desgraciadamente los tribunales pues arguyendo que no tenían representación jurídica los comuneros, pues echaron abajo este amparo ambiental”, dijo Ortiz.

Nueve años después del inicio de los trabajos, la obra aún no concluye.

En un recorrido realizado por la zona se puede ver en algunos tramos a decenas de trabajadores que colocan asfalto, en otros la señalética de la vialidad y en algunos aún se dedican a romper los cerros de Tepoztlán con ayuda de maquinaria pesada.

Manuel José Contreras Maya, habitante de Tepoztlán y miembro de los Frentes Unidos en Defensa de Tepoztlán, informó que esos trabajos se reanudaron hace apenas unas tres o cuatro semanas.

“Lo que estamos viendo es que hace como tres o cuatro semanas iniciaron otra vez los trabajos de ampliación en donde están destruyendo el cerro, en donde están violando el Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial de Tepoztlán, en donde sabemos que no tienen permiso de ocupación previa por parte de los comuneros, donde gran parte de esa zona, del tramo de la carretera es comunal  y solamente unos cuatro o cinco kilómetros son parte ejidal, los otros 16 kilómetros, son como 21 kilómetros de tramo total, son parte comunal y no tienen el permiso.

“Debieron haber firmado un convenio de ocupación previa que no lo han hecho con los comuneros y están trabajando en esa zona”, dijo en entrevista.

Como la obra se realiza en una zona natural protegida, que forma parte del Corredor Biológico Ajusco Chichinautzin y del Parque Nacional El Tepozteco, las autoridades ambientales establecieron una serie de condicionantes para la ampliación, los cuales, de acuerdo con el activista, no se han cumplido.

“Lo están haciendo de una manera pues fuera de la ley porque no están cumpliendo con todo lo que deberían haber cumplido para hacer una ampliación de este tipo.

“La Semarnat, que primeramente, partes de la Semarnat dijeron, y tenemos ahí el documento, en donde dijeron esto va en contra del Programa de Ordenamiento Ecológico y Territorial, en donde la autopista lo está violando, pero finalmente dieron el permiso los de la Semarnat, no recuerdo qué Dirección dijo eso, pero tenemos la documentación donde está clarísimo lo que dice y hay unas condicionantes se llaman en donde le dice la Semarnat, bueno, tú sí puedes hacer esto, necesitas cumplir con esto, con esto, con esto,  son como 30 o 32 condicionantes y si nosotros nos pusiéramos a ver si han cumplido con esas condicionantes  te aseguro que no han cumplido ni con dos, son los pasos de fauna, son montones de cosas ,se supone que iban a reforestar, se supone que iban ellos a sembrar, iban a tener un vivero para reforestar.

“Una de las condicionantes era que los árboles se deberían de cortar con métodos manuales, es decir, no pueden utilizar motosierras por el asunto de que los animales se espantan y recuerda cuando pusimos el plantón el último, cuando hicieron esta matanza de árboles en toda la entrada a Tepoztlán, lo hicieron en seis horas y lo hicieron un ejército de 40 cuates con motosierras”, dijo.

A pesar de las irregularidades y violaciones a la Ley, la obra avanza a paso lento.

Los integrantes de los Frentes en Defensa de Tepoztlán han anunciado que tras la reanudación de los trabajos de ampliación, también reanudarán sus luchas social y jurídica contra la obra.

Deja un comentario