Nacional

Derrame de hidrocarburos en el norte de Chiapas contaminó los ríos Mezcalapa y Carrizal

Colectivos en defensa de la vida y el territorio exigen a Pemex, revisar  los derechos de via de sus ductos




Gabriela Coutiño



Pueblos zoques de Chiapas denunciaron que el derrame de hidrocarburos en el municipio de Pichucalco, pone en riesgo la vida de comunidades indígenas y el ecosistema de la cuenca del Grijalva en Chiapas y Tabasco.



Acusaron que el derrame de petróleo ocurrido el pasado 26 de julio contaminó gravemente los ríos Mezcalapa y Carrizal,y ocasionó que más de 600 mil personas quedarán sin agua



Lo pueblos zoques de Chiapas, organizados por la defensa de la vida y el territorio, denunciaron a Petróleos Mexicanos (Pemex), a la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente (ASEA) y a los gobiernos de Chiapas y Tabasco por la negligencia de no realizar una revisión exhaustiva de sus ductos de transportación de hidrocarburos.

Por el derrame, la mancha de aceite crudo se dispersó por arroyos, ríos y pastizales principalmente en la ranchería El Platanar del municipio de Pichucalco, ubicado en los límites de Chiapas y Tabasco, sobre la cuenca Grijalva.

Lo más lamentable del percance, afirmaron, fue que en meses pasados, autoridades locales ya habían reportado la posible fuga «en las oficinas de Pemex» en el municipio vecino de Reforma, pero «nadie atendió la solicitud».


En un comunicado, señalaron que esa negligencia es una evidencia de las formas de operación del gobierno federal «en particular desde su empresa Petróleos Mexicanos», que desde hace cinco décadas «ha convertido a nuestras tierras en verdaderos territorios de sacrificios».


Esta situación ocurre en el ejido Nuevo Volcán Chichonal, municipio de Juárez, pozo Catedral en Ostuacán y la laguna El Limón de Reforma, Chiapas, los cuales «son pasivos ambientales generados por el gobierno».

Ante esos hechos, agregaron los pueblos zoques, es necesario revisar los derechos de vía de sus ductos, porque muchos de ellos se encuentran sobre viviendas, escuelas y torres de alta tensión de comunidades campesinas que además padecen los efectos de la lluvia ácida.

A decir de las comunidades originarias, ésta catástrofe es provocada por «el sistema capitalista que domina el mundo actualmente».

Sucede, aseguraron, que en ese sistema los dueños de las grandes corporaciones mundiales, en alianza con los gobiernos y todos sus aparatos de control y represión, quieren obtener ganancias multimillonarias y «acumular poder».

Por ello, manifestaron, «saquean» nuestros territorios, destruyen la naturaleza, la vida del ecosistema y explotan nuestra fuerza
de trabajo, así que la convocatoria a los pueblos es a fortalecer la organización comunitaria, porque solamente como colectivos «podremos defender a la madre tierra».

La denuncia la suscribieron entre otras organizaciones, el Colectivo Defensoras de Nasakobajk, el Concejo Zodevite (Zoque en Defensa de la vida y el territorio) y el Centro de lengua y Cultura Zoque Animador de la Pastoral de los Pueblos originarios.

Deja aquí tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: