1A CNMX Morelos

Separan del cargo a mandos de la CES acusados de ordenar la liberación de secuestradores en Cuautla.

Separan del cargo a mandos de la CES acusados de ordenar la liberación de secuestradores en Cuautla.

 

Los mandos de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) acusados de ordenar la liberación de secuestradores en el municipio de Cuautla, así como el director de la policía de ese municipio que hizo la denuncia pública, fueron separados temporalmente del cargo.

 

 

 

 

 

En conferencia de prensa en el Centro de Coordinación, Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C5), autoridades del Gobierno de Cuauhtémoc Blanco informaron que tanto el área de Asuntos Internos de la  CES, como la Fiscalía General del Estado investiga el actuar de los uniformados.

 

 

 

La madrugada del sábado, Isael Nieto Pliego, director de Seguridad Pública de Cuautla denunció públicamente en una entrevista que se hizo viral en redes sociales que Ángel Landa Hernández, Director de Proximidad Social, y Raúl Gómez Cruz, alias «Piloto», director de Inteligencia, ambos de la Comisión Estatal de Seguridad ordenaron liberar a secuestradores detenidos por la policía de ese municipio.

 

 

 

En la entrevista el mando municipal narró cómo tras una serie de detonaciones de arma de fuego los policías a su cargo implementaron un operativo en las inmediaciones del recinto ferial de Cuautla, donde contactaron con personas que habían escapado de sus secuestradores.

 

 

 

De acuerdo con su testimonio, la víctima llevó a los uniformados hasta la casa donde minutos antes estaban privados ilegalmente de la libertad. Los policías ingresaron al domicilio y en el interior encontraron un arma de fuego corta y una persona escondida en posesión de un cuerno de chivo.

 

 

 

Dijo que al operativo se sumaron elementos de la Guardia Nacional y policías adscritos a los municipios de Ayala, Yecapixtla y Yautepec y que también arribó Gamaliel González Ravelo, Secretario de Seguridad Pública de Cuautla, quien primero ordenó trasladar a los detenidos a la base policiaca ubicada en Tetelcingo, pero después dio la orden de liberarlos.

 

 

 

 

Esa orden, agregó, fue avalada por Ángel Landa Hernández, Director de Proximidad Social.

 

 

 

Contó además que el dueño de la vivienda donde fueron detenidos los presuntos secuestradores amenazó a los oficiales con el argumento de que Raúl Gómez Cruz, alias «Piloto», director de Inteligencia de la CES, se iba a encargar de liberar a los detenidos.

 

 

 

En la conferencia de prensa de este martes, encabezada por el Secretario de Gobierno, Pablo Ojeda, y José Antonio Ortiz Guarneros, Comisionado Estatal de Seguridad, se informó que el testimonio público del director de la Policía de Cuautla no coincide con lo asentado en el Informe Policial Homologado.

 

 

 

Ojeda aseguró que el caso no se trató de un secuestro, sino de un pleito entre particulares en el que salieron a relucir armas de fuego y en el que personas fueron golpeadas.

 

 

 

“Las declaraciones realizadas por el director municipal de Seguridad Pública ante diversos medios de comunicación, mismas que son contradictorias con los registros oficiales obtenidos por la CES de la estación de radio Cuautla, reportes del 911 y del Informe Policial Homologado  entregado a la FGR Delegación Morelos como a continuación se explica.

 

 

 

“Debido a las distintas versiones que de manera inicial circularon, y que generaron la intervención de la policía municipal, se desprenden dos que por sí mismas se contradicen, uno, reporte de disparos y presuntas víctimas de secuestro en la Colonia Iztaccihuatl del Municipio de Cuautla (Versión del director operativo de la Policía Municipal de Cuautla), y dos, una riña entre particulares generada por la compraventa fraudulenta de un vehículo (versión obtenida del IPH)”, dijo Ojeda.

 

 

 

De acuerdo con las primeras investigaciones, agregó el Secretario de Gobierno, fueron identificadas contradicciones en los horarios de atención del incidente, descripción de hechos y participantes en las acciones, lo que muestra las presuntas irregularidades en el procedimiento policial municipal.

 

 

 

Agregó que resultado de las investigaciones hasta ahora realizadas, se establece preliminarmente que personas provenientes del Estado de México acudieron a un taller mecánico ubicado en la Colonia Iztaccihuatl del municipio de Cuautla, a buscar a la persona que les vendió un vehículo tipo Bora de color rojo, modelo 2008, para reclamarle porque presentaba fallas mecánicas y vicios ocultos.

 

 

 

Que ante la inconformidad de los compradores se generó una riña con integrantes del mencionado taller que dio como resultado que uno de los compradores provenientes del Estado de México sacara de su vehículo tipo Aveo, color blanco con una franja azul, un arma tipo AK-47, conocida como cuerno de chivo, con la que amenazó a los trabajadores del taller, siendo un trabajador del mismo que sacó un arma corta con la que amagó y desarmó a los primeros agresores, además de golpearlos varios familiares del dueño del establecimiento.

 

 

 

Del conflicto suscitado, se solicitó apoyo de la policía uniformada, agregó, y que cuando los elementos municipales llegaron al lugar de los hechos, un grupo de aproximadamente 20 a 25 personas entregaron a los policías a quien portaba el arma larga, persona que presentaba visibles huellas de violencia, y también les entregaron el arma corta, lo que contradice la versión pública narrada en los medios de comunicación por el director operativo de la policía municipal.

 

 

 

“Otra inconsistencia fue detectada en la bitácora de la radio-operadora de la Policía de Cuautla, en la que refiere que el guardia de seguridad de un centro educativo y un velador, le reportaron el arribo de tres masculinos con golpes visibles, refiriendo haberse escapado de un lugar donde estaban privados de la libertad, circunstancia totalmente opuesta a lo declarado ante la prensa, en el sentido de que la acción policial se produce por un reporte de disparos de arma de fuego en el recinto ferial.

 

 

 

“De igual modo, la radio-operadora de Cuautla reporta al 911 el mismo incidente 25 minutos después de iniciada la operación policial, variando la información al tratarse de dos víctimas varones y una mujer, en tanto que el registro de la bitácora municipal establece, como se ha dicho, que se trataba de tres masculinos”, dijo Ojeda.

 

 

 

De acuerdo con el Secretario de Gobierno, la versión de los hechos plasmada en el Informe Policial Homologado entregado ante la Fiscalía General de la República difiere de la bitácora de la Policía de Cuautla al no considerarlos como víctimas, sino como detenidos, también existe variación en la circunstancias de la detención y se presume que oculta la forma en que elementos municipales irrumpieron de manera ilegal en el inmueble.

 

 

 

Con la denuncia pública, el director de la Policía de Cuautla intenta ocultar el allanamiento a una propiedad privada sin orden de cateo, ni justificación legal para el ingreso al inmueble, el supuesto hurgamiento y robo superior a los 700 mil pesos en efectivo al interior de las diferentes viviendas que conforman el inmueble, daños en los medios de acceso al predio, a los cuartos y mobiliario que lo conforman, la detención de dos personas sin encontrarse en alguna de las hipótesis de flagrancia que contempla la Constitución Federal y el Código Nacional de Procedimientos Penales y una serie de violaciones al debido proceso al no haber cumplido con la implementación de protocolo de primer respondiente y el protocolo de la cadena de custodia.

 

 

 

A pesar del hallazgo de armas y del presunto robo de 700 mil pesos por parte de policías, ninguno de los uniformados fue detenido.

 

 

 

La autoridad estatal no aclaró cuántos civiles están sujetos a la investigación de estos hechos, a pesar de que de acuerdo con Ojeda fueron más de 25 personas las involucradas en la riña entre los particulares y quienes finalmente entregaron dos armas de fuego a los policías durante el conflicto.

 

 

 

En la conferencia de prensa el Comisionado Estatal de Seguridad, Vicealmirante José Antonio Ortiz Guarneros dijo que tanto el Secretario de Seguridad de Cuautla, como los director de las áreas de Proximidad Social y de Inteligencia de la CES, Ángel Landa Hernández y Raúl Gómez Cruz, alias “Piloto, respectivamente, fueron separados temporalmente del cargo.

 

 

 

Añadió que se le solicitó al Edil de Cuautla que haga lo mismo con el director de la policía de ese municipio, quien hizo la primera denuncia.

 

 

 

“Están separados del cargo provisionalmente para que la Fiscalía haga la investigación correspondiente en base a las acusaciones que pesan sobre el comandante Nieto y en el caso de los elementos de la Comisión Estatal  investigados por la Comisión de Asuntos Internos hasta que la Comisión me dé a mí el reporte de qué procede contra ellos, porque hubo, desde mi punto de vista, sí hubo violación al debido proceso, tanto de la Policía de Cuautla, como de la Comisión Estatal de Seguridad.

 

 

 

“Están temporalmente separados de su cargo. Principalmente está el comandante de Cuautla, el comandante Ravelo, y en este caso el comandante Landa y el comandante, el ingeniero, Raúl Gómez”, dijo Ortiz Guarneros.

 

 

 

Agregó que la madrugada de este martes el director de la Policía de Cuautla acudió ante la Fiscalía General del Estado a denunciar a cuatro elementos de la corporación de la CES, entre ellos el comandante Landa, el comandante Ravelo y el comandante Raúl Gómez.

 


 

Deja un comentario