Internacional

Activistas climáticos arrojan líquido negro a obra de Gustav Klimt

Un nuevo ataque contra obras de arte por parte de ambientalistas se registró ahora en el Museo Leopold de Viena.

El cuadro intervenido con líquido negro es del pintor Gustav Klimt.

El objetivo de la manifestación es denunciar que los pozos de petróleo y gas son una sentencia de muerte para la humanidad.

El Grupo Última Generación se adjudicó la intervención, y explicó que la obra «Muerte y vida» fue utilizada como metáfora de su denuncia.

En las últimas semanas, activistas han intervenido otras obras, por ejemplo, hace cinco días otros miembros del colectivo se pegaron con adhesivos a fósiles de dinosaurios en el Museo de Historia Natural de Viena para denunciar la destrucción climática a causa del uso de hidrocarburos.

Deja aquí tus comentarios

A %d blogueros les gusta esto: